Ya están aquí las Fallas, disfrútalas con precaución

Estas famosas fiestas a nivel nacional e internacional a veces implican riesgos para la salud auditiva

Desde el 15 al 19 de marzo tendrán lugar en Valencia las conocidísimas Fallas, catalogadas como fiesta de Interés Turístico Internacional, y reconoidas desde hace un año por  Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.


Estas fechas tan señaladas para la Comunidad Valenciana, llevan consigo una serie de riesgos que hay que tener en cuenta. Por un lado, hay uno muy evidente que es el hecho de manipular petardos, fuegos artificiales o cualquier producto explosivo. Las heridas, quemaduras y accidentes derivados de ésta actividad son frecuentes y debería existir una precaución importante. 

Por otro lado, hay otro riesgo que se tiene menos en cuenta pero que es igualmente considerable, sobre todo por las consecuencias que produce. En las Fallas se alcanzan niveles sonoros altísimos, llegando en algunas ocasiones a los 140 o 150 decibelios. Si tenemos en cuenta que el límite de riesgo para el oído establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se sitúa en los 65 dB, los niveles que se alcanzan en estas fiestas no solo se superan con creces, sino que además roza el umbral sonoro soportable por los oídos.

Hay una serie de indicaciones para este tipo de eventos que son realmente útiles y eficaces si lo que queremos es conservar nuestra salud y capacidad auditiva. Algunas de las más destacables son:

  •     Permanecer con la boca abierta ya que atenúa la presión intracreaneal.
  •     Utilizar las manos como protector. El acto reflejo, al escuchar un sonido muy fuerte de taparnos los oídos con las manos puede reducir hasta en 20 dB la intensidad del ruido.
  •     La distancia a la que nos situemos de la fuente de sonido es muy importante. Cuanto más lejos nos ubiquemos, más se reducirá la posibilidad de sufrir algún daño auditivo, como acúfenos o pérdida auditiva.
  •     Hay que tener muy en cuenta el tiempo de duración del ruido y si hay espacios temporales de descanso entre ruido y ruido.
  •     Evitar explosiones cercanas de petardos. Si esto ocurre puede provocar daños importantes en el tímpano, como su rotura.  A consecuencia de esto pueden producirse dolores, sangrado o incluso pérdida auditiva.

Se calcula que en muchos casos los riesgos de pérdida auditiva son evitables. Por ejemplo, las exposiciones prolongadas a fuentes de ruido extremo es un factor que debemos tener en cuenta si queremos seguir conservando una correcta salud auditiva

Este tipo de eventos, como hemos dicho anteriormente, suponen un riesgo considerable para la audición, de igual manera que ocurre, por ejemplo, con los cazadores. Este gremio es un blanco fácil a la hora de sufrir problemas auditivos, como lo conocidos acúfenos. Con estas prácticas se potencia incluso la pérdida auditiva derivada de la edad, denominada presbiacusia. No hay que olvidar que el uso de protectores auditivos pueden evitar la mayoría de los problemas auditivos que se sufren.

En cualquier caso, si ya es demasiado tarde para tomar todas estas precauciones todavía no hay que dar todo por perdido. En Audifón velamos porque los problemas derivados de la pérdida auditiva desaparezcan, y acudir a alguno de nuestros centros puede hacer que vuelvas a oír como solías hacerlo. Nuestro cualificado equipo de audioprotesistas pondrá a tu disposición toda su experiencia, y te asesorarán sobre cuál es la mejor solución auditiva para tratar tu problema.

Contamos con una amplia gama de audífonos, adaptables a cada situación dependiendo de las necesidades de cada paciente. El primer paso sería realizar una audiometría y determinar así el grado de pérdida de audición, y después de la recomendación sobre el audífono correcto, también ponemos a tu disposición la posibilidad de realizar entrenamientos auditivos gratuitos para mejorar la situación en la que te encuentres.

Disfruta de las Fallas y recuerda todas nuestras indicaciones para no sufrir ningún problema auditivo después. No olvides que oír bien es vivir bien.