¿Cómo son los primeros días con un audífono?

Los audífonos son la herramienta perfecta para volver a oír. Aprende sin miedo cómo adaptarte a esta nueva situación en tu oído

Todo proceso de adaptación lleva su tiempo. Usar audífonos es una situación de lo más común. Con una mínima dosis de paciencia, volver a oír correctamente será solo cuestión de unos días. 

Somos muy dados a alargar la visita al especialista ante posibles dolencias auditivas. El tiempo desde que notamos que algo no funciona bien en nuestros oídos y el que transcurre desde la adquisición del primer audífono, suele ser algo alargado. La relación con los audífonos puede parecer un poco incómoda al principio, pero son la herramienta perfecta para recuperar la audición. No te sientas solo, se trata de una situación corriente que te permitirá ser partícipe de todos los sonidos que rodean.

Para algunas personas usar por primera vez un audífono es un proceso traumático y algo dificultoso. Pero para nada debe ser así porque es un proceso común. El cuerpo y el cerebro necesitan de un tiempo extra para adaptarse a algunas nuevas situaciones. Y el uso de un audífono es una de ellas. Este gran cambio para tus oídos tan solo necesita un breve proceso de adaptación.

La primera vez que usamos un audífono, las voces y los ruidos de tráfico parecen escucharse demasiado altos. Al poner en funcionamiento este artículo por primera vez, los sonidos se oyen de forma directamente comparados con una audición normal. Esos sonidos, en ningún caso, están más altos. Sino que el cerebro se ha acostumbrado a percibirlos a un nivel más bajo. Poco tiempo después, el cerebro filtra ese volumen cuando ya nos hemos acostumbrado. 

Los sonidos agudos o los ruidos de fondo inesperados son algunas de las cosas a las que más cuesta acostumbrarse en las primeras escuchas con el audífono. Tranquilo, todas las personas que necesitaban un audífono para volver a oír ya han pasado por esto. 

¿Cómo empezar a manejarse con el audífono? Estos son algunos de los consejos para que esa primera vez sea lo más llevadera posible. 

  • Comienza a usarlo en ambientes tranquilos, como por ejemplo en casa, y en conversaciones cara a cara. 
  • Después, de forma gradual, se recomienda pasar a situaciones con bullicio y ambientes ruidosos. 
  • Llévalo la mayor parte del día. Úsalo de manera frecuente aunque al principio moleste. 
  • Escuchar las noticias en la televisión o en la radio suele ser la mejor forma de entrenamiento, ya que en los informativos se suele hablar con mayor claridad. 
  • Hablar con otras personas que también usen audífonos te ayudará. Con su experiencia,  verás que es una transición de lo más normal. 

Un audífono es el diagnóstico perfecto para volver a tener una buena audición. Los audífonos son un elemento más para mejorar nuestra salud, en concreto la salud auditiva. En Audifón disponemos del ajuste perfecto. Los diseñamos a la medida del oído del paciente y los adaptamos a tu situación para que te encuentres lo más cómodo posible. Así, disfrutarás de una experiencia placentera. 

Además, nuestro equipo de profesionales pone a tu disposición un servicio exclusivo y gratuito de adaptación, entrenamiento auditivo y seguimiento avanzado del audífono. Nuestros audioprotesistas te ayudarán en todo este proceso y resolverán cualquier duda que pueda surgirte en esta nueva etapa. 

Pese a que lleve algún tiempo hacerse con los nuevos sonidos percibidos a través del audífono, volver a escuchar las voces de tus seres más queridos será mucho más fácil con nuestra gama de audífonos. Esta etapa de adaptación puede ser una barrera psicológica hasta acostumbrarse, pero también será la ventana para oír muchos sonidos que no escuchabas desde hace mucho tiempo.