Adaptarse a los audífonos: un proceso común

Quien usa audífonos sabe que la adaptación a este nuevo aparato en nuestros oídos lleva su tiempo. No necesitas alarmarte, necesitas controlar la situación.

Sonidos agudos o ruidos de fondo inesperados son algunas de las cosas a las que cuesta acostumbrarse cuando comienzas a llevar audífonos. Nada por lo que otros no hayan pasado.

Como decimos, no es razón para preocuparse. Puede que tú ya te hayas hecho a la idea de utilizar un audífiono para mejorar tu audición, pero nuestro cuerpo y nuestro cerebro tardan un poco más que nosotros en acostumbrarse a este cambio en nuestra vida.

Si este es tu caso, si estás pasando por el consabido proceso de adaptación al audífono, puede que estés experimentando situaciones como estas:

  • Escuchar sonidos extraños y agudos que llegan a distraerte y resultan desagradables. Lo más recomendable si esto te ocurre es acudir a tu audioprotesista
  • Oír ruidos que hacía mucho que no percibías. Ahora vuelves a escuchar claramente todo lo que te rodea y algunos sonidos de fondo como el tintinero de cubiertos o el tráfico en la calle pueden sobresaltarte.
  • Lo mismo te estará ocurriendo con sonidos muy cercanos a ti - como por ejemplo el latido del corazón - que ahora multiplican su intensidad. Paciencia, con el tiempo tu cerebro les prestará menos atención.
  • Hablar por el móvil y escuchar zumbidos. Esta situación puede ser provisional; no obstante, existen móviles especialmente indicados para personas con audífonos.

Todos estos sonidos son algo normal a la hora de estrenar aparatos de audición. No obstante, desde Audifón nos hacemos cargo de que, según cada paciente, este puede resultar un proceso más o menos difícil de superar. Por ello, entre nuestros servicios Audifón, tienes disponible el de adaptación del audífono, gracias al cual nuestros profesionales se asegurarán de que finalmente te encuentres cómodo con el dispositivo que hayas elegido.