Cómo alargar la vida de un audífono

Como con cualquier dispositivo delicado, con los audífonos se debe procurar un cuidado especial para prolongar su uso.

Un aparato que te permite escuchar y comunicarte con los tuyos como nunca antes se merece el máximo de los cuidados. Te enseñamos cómo prolongar la vida de tu audífono.

Por fin has adquirido tu audífono, has pasado todas las adaptaciones que necesitaba, has realizado tu entrenamiento auditivo y te va como anillo al dedo. Esto es genial, pero los audífonos son dispositivos delicados que necesitan de un trato delicado para que su uso se alargue lo máximo posible.

Si hace poco te enseñábamos los mejores trucos para limpiarlo correctamente, sobre la superficie adecuada, con las manos limpias y secas y usando siempre un jabón neutro, en esta ocasión te vamos a dar algunas claves más generales para que su mantenimiento sea impecable.

Para empezar, debes tener claro que es necesario mantener alejado el audífino de la humedad, el sudor y el cerumen, sin duda sus peores enemigos. Los dos primeros, la humedad y el sudor, pueden dañar su circuito y el cerumen puede ser obstructor de tubos y auriculares. 

Por otro lado, debes tener en cuenta otros consejos de cuidado, como retirar la pila del audífono cuando te lo quites y dejar su compartimento abierto, además de precauciones tales como mantener el dispositivo alejado de perfumes y cosméticos que puedan obstruirlo, no dejarlo al alcance de animales de compañía o desprenderte de él en lugares con alta condensación de humedad, como baños, piscinas, etc. Ten en cuenta también la importancia de guardar el audífono en un sitio adecuado, como su estuche original o en un kit de secado.

La vida útil de los audífonos puede extenderse considerablemente si procuras seguir todas estas indicaciones y, ante cualquier duda sobre su funcionamiento o cuidados, no olvides visitar nuestros centros Audifón, en los que nuestros profesionales audioprotesistas podrán guiarte adecuadamente.