Algunos mitos sobre los audífonos

Seguro que has escuchado de todo sobre los audífonos y su adaptación al oído. Aquí desmentimos algunas leyendas.

Que los audífonos son feos, que hay una edad para empezar a preocuparse por la salud auditiva y otro tipo de 'dimes y diretes' pueden frenarte a la hora de cuidar tu oído. ¿Los desmentimos?

No importa lo que te diga el vecino, cuál haya sido la experiencia de tu mejor amiga o lo que hayas escuchado en la sala de espera del médico. El único que te puede dar información correcta y precisa sobre qué es un audífono y cuál es el que te corresponde usar es tu audioprotesista. Piensa que de otra forma puedes caer en muchos mitos que te disuadan de cuidar tu salud auditiva. Aquí van unas cuantas de esas impresiones subjetivas que no pueden ayudarte nada:

  • Los audífonos son antiestéticos. Dependiendo del tipo de audífono que te recomienden llevar, debes saber que este no tiene por qué ser feo ya que, afortunadamente, tecnología y diseño van de la mano en la progresión de estos aparatos. Solo tienes que acercarte a un centro Audifón y conocer nuestras gamas de audífonos.
  • Únicamente las personas mayores tienen pérdida autiva. Según un estudio realizado por el Better Hearing Institute, 1 de cada 14 personas de la llamada generación X en Estados Unidos (de 29 a 40 años) padece ya una merma auditiva, y al menos 1,4 millones de niños tienen problemas de audición.
  • Los audífonos producen ruidos desagradables. Ya explicábamos en nuestro blog de actualidad hace un tiempo que durante la adaptación de cada persona a su audífono pueden escucharse sonidos agudos que distraigan la atención o sobresalten. No obstante, esta circunstancia debería ser provisional en el caso de que el aparato haya sido correctamente diagnosticado. Por otro lado, en la actualidad los audífonos vienen con reducción feedback que elimina los silbidos causados por la proximidad del micrófono y el altavoz.

  • Usar audífonos es incómodo. Una de las opiniones que más se escuchan sobre estos aparatos es que son molestos. Pero no debería ser así siempre y cuando se hayan fabricado a la medida del paciente. Si un audífono está realmente adaptado al oído en el que va a alojarse, la persona que lo lleve no debería ni acordarse de él.

Estos y otros mitos se escuchan habitualmente en una conversación sobre el uso de audífonos. Nosotros queremos que estés bien informado y por ello te animamos a que acudas a uno de nuestros centros Audifón para conocer de primera mano cómo y con qué trabajamos. Te esperamos para ayudarte, no lo pienses más.