El apoyo de la familia para recuperar la audición

Cuando existe un déficit auditivo ellos son quienes hacen saltar la alarma y quienes se preocupan por dar el primer paso.

¿Qué haríamos sin la ayuda de aquellos que nos quieren? Cuando la situación es crítica son nuestros familiares quienes nos animan a ponerle solución y, por ello, merecen nuestra gratitud.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de lo importante que es que quienes conviven con una persona con discapacidad auditiva hagan lo posible por eliminar las barreras en la comunicación. Esto cobra especial relevancia cuando esa persona es un adulto mayor.

Y es que en la tercera edad, junto a la pérdida de la audición, suele darse casi en paralelo una disminución de la capacidad de comprensión de la palabra. Estos dos déficits conjuntos son los responsables de que muchos mayores caigan en situaciones de aislamiento y depresión, provocados frecuentemente por la frustración de no poder comunicarse como antes.

En estas situaciones los familiares toman las riendas de la situación en busca de soluciones. Suelen ser precisamente ellos quienes piden una cita con los profesionales médicos para que se lleve a cabo la correspondiente logoaudiometría, una prueba que permite medir la capacidad de audición y de comprensión del lenguaje oral.

En la mayoría de los casos es esta logoaudiometría la que sugiere la necesidad de que el paciente comience a usar audífonos para reparar su pérdida. Y es aquí cuando comienza otra etapa en la que la familia debe permanecer atenta: la adaptación y el entrenamiento auditivo son fundamentales para asegurar el correcto uso de un audífono.

En Audifón somos muy conscientes de lo que conlleva la pérdida de audición y, por ello, ponemos a tu alcance todos los medios posibles para recuperarla. Si en tu familia estáis viviendo este problema no lo dudes más y visita a nuestro equipo de audioprotesistas en nuestros centros por toda España.

Fuente: Terra