Audífonos baratos, ¿existen?

¿Quién no se ha hecho esta pregunta a la hora de elegir el audífono perfecto? La respuesta es clara: no existen y, si te dicen lo contrario, mejor no te fíes...

Volver a oír bien es posible gracias al uso de prótesis para el oído, pero no vale cualquier tipo de audífono porque, para recuperar la salud auditiva, necesitaremos que cumplan con una serie de características. ¡Conócelas!

Los audífonos baratos normalmente están asociados con aparatos de dudosa calidad para el oído que, si bien tienen un precio algo inferior a los audífonos de última generación como los que encontrarás en Audifón, a la larga pueden ser especialmente caros para la salud de nuestro oído.

Estamos hablando de los famosos amplificadores, sonotones o como queramos llamarlos; en definitiva, todos son el mismo aparato electrónico que únicamente cumple una misión: aumentar los sonidos en determinadas situaciones. Suelen utilizarse, por ejemplo, en aquellas actividades en las que el ruido ambiental puede molestar, para ver la televisión sin importunar a los demás o para captar sonidos que son complicados de percibir cuando se está cazando u observando aves. Como habrás deducido, en general ni siquiera son utilizados por personas con pérdida de audición, sino que cumplen un objetivo muy alejado del de quienes quieren volver a oír bien.

Los audífonos de calidad, en cambio, son productos sanitarios cuyo uso solo puede ser prescrito por profesionales de la salud auditiva como otorrinolaringólogos y audioprotesistas. Esta condición ya es una garantía de que estamos tratando con otro tipo de dispositivos: más profesionales, aptos e indicados para nuestros oídos y adaptados a los problemas auditivos de cada paciente. Los audífonos para el oído cumplen, entre otras, estas características, y es la única manera de saber que estamos ante una solución auditiva real.

Además, a diferencia de los simples amplificadores, con un uso muy limitado y un diseño poco evolucionado, los audífonos disponen de una gran variedad de prestaciones perfectas para que quien los usa, que los convierten en aparatos avanzados en cuanto a sus posibilidades pero muy intuitivos en lo que se refiere a su manejo. Sin ir más lejos, sus tecnologías para conseguir un sonido limpio y claro y sus posibilidades de conectividad con nuestros dispositivos móviles hacen que, lógicamente, su precio se ajuste a este nivel de calidad.

Así, es fácil entender que comprar un audífono digital de fabricantes número uno en Europa y Estados Unidos como Siemens y Starkey, supone un desembolso de dinero que nada tiene que ver con adquirir un simple sonotone. Al mismo tiempo, la vida de estos audífonos siempre será más longeva que la de estos últimos, lo que es una ventaja muy a tener en cuenta cuando se trata de elegir lo mejor.

Teniendo todo esto en cuenta e intentando responder a la pregunta del principio, nuestra conclusión es que lo barato muchas veces sale caro y que los "audífonos baratos" no son baratos en realidad. Por ello, si tienes un problema auditivo y estás pensando en qué solución es mejor, desde Audifón te aconsejamos que pienses en la salud de tus oídos.

Si además te surgen dudas como qué dispositivo te irá mejor o cómo cuidar de los audífonos, acude a nuestros centros auditivos repartidos por toda España y deja que nuestro equipo de expertos te ayuden y aconsejen. Para nosotros los pacientes son lo primero y te lo queremos demostrar. ¡Ven ya!