Audífonos: por qué usarlos

Los audífonos para el oído son la solución auditiva perfecta para las personas que no quieren renunciar a su calidad de vida cuando dejan de oír. ¡Descubre las razones por las que merece la pena conseguir el tuyo!

Usar audífonos resulta muy positivo para las personas que han perdido su capacidad de audición. Porque si llevamos gafas para ver mejor lo que nos rodea, también deberíamos utilizar prótesis auditivas cuando lo que queremos es volver a oír bien.

¿Qué es exactamente un audífono para el oído? La respuesta es sencilla: se trata de pequeños dispositivos, en la actualidad muy pequeños y discretos, que usan las personas con pérdida auditiva. Si hace años estos aparatos eran grandes y muy complicados de utilizar, en la actualidad y gracias a las últimas tecnologías, son digitales, modernos y tienen infinidad de prestaciones para mejorar la calidad de audición de quien los lleva.

En cambio, a pesar de su asombrosa evolución y de sus excelentes resultados en pacientes sordos, los audífonos siguen, de alguna manera, arrastrando unos prejucios que no se corresponden con lo que son actualmente. Aunque por fortuna cada vez hay menos gente que piense en ellos como aparatos incómodos, parece que aún es necesario aclarar que son una opción perfecta para volver a oír bien

Gracias a ellos, muchas personas han podido recuperar la vida que llevaban antes de perder audición. Sobre todo las personas mayores, quienes suelen sufrir lo que se conoce como presbiacusia o discapacidad auditiva manifestada en la vejez, han conseguido gracias a los audífonos no caer en situaciones de aislamiento y depresión.

Y es que no escuchar correctamente lo que nos rodea puede ocasionar más problemas de lo que pensamos: no participar en las conversaciones, no identificar alarmas sonoras fundamentales para vivir en sociedad o ser incapaces de interactuar con el mundo cada día de nuestra vida puede pasarnos una factura demasiado cara. A esto debemos sumar las relaciones con nuestros seres más queridos, que pueden quedar también perjudicadas a causa de malos entendidos o de hábitos perjudiciales, como por ejemplo tener la televisión y la radio demasiado altas en el hogar.

Por ello, al igual que una persona que pierde visión no duda en usar gafas para poder desenvolverse correctamente, utilizar audífonos en uno o ambos oídos es fundamental cuando se ha dejado de oír bien. Del mismo modo, es muy importante poder darse cuenta de que existe un problema auditivo, es decir, conocer los síntomas de una patología auditiva como la sordera, que son, entre otros, no poder distinguir los sonidos agudos de nuestro entorno o los ruidos de fondo en un ambiente determinado.

Lo más importante, no obstante, es ser conscientes de que la sordera es más habitual de lo que parece y que esta condición no puede avergonzarnos ni frenar nuestras actividades diarias, tan importantes para sentirnos personas en plenas facultades.

Por ello, en Audifón trabajamos constantemente para poner las mejores soluciones auditivas al servicio de nuestros pacientes. Si aún no conoces nuestra amplia gama de audífonos de última generación, echa un vistazo a nuestro catálogo y descubre el mejor dispositivo para tu tipo de pérdida. Si además ya te has decidido a volver a oír bien, visita nuestros centros auditivos por toda España y te atenderemos encantados.