No confundas audífonos y amplificadores de sonido

Hay ocasiones en las que se puede llegar a confundir estos dos dispositivos

¿Conoces la diferencia entre un audífono y un amplificador de sonido? En Audifón te lo explicamos para no caer en la trampa.

Es importante distinguir entre audífonos, prótesis auditivas que ayudan a mejorar la audición, y amplificadores de sonido que, al contrario que los anteriores, perjudican al oído. Hay algunas empresas que anuncian la venta de amplificadores de sonido como si fueran audífonos, claro está a un precio estratosféricamente más bajo.

El precio de un audífono varía según el modelo y las prestaciones que ofrece. Es imprescindible que la prescripción del mismo sea hecha por un otorrino o audioprotesista, y además, que sea ése último el que adapta la prótesis auditiva a cada paciente, para asegurarse de que se acopla perfectamente y que ofrecerá las prestaciones adecuadas según la necesidad de cada persona.

Cuando se sufre algún grado de pérdida auditiva, es necesario que un especialista valore el estado de la audición. Tras esta valoración, será el audioprotesista quien determine qué tipo de solución auditiva debe utilizar el paciente. 

Los audífonos, se consideran productos sanitarios porque compensan deficiencias auditivas, son unos dispositivos que funcionan con mucha eficacia en casos de pérdida auditiva, porque se adaptan a las necesidades de cada oído. Regulan el sonido para hacer que el sonido penetre en el canal auditivo con mayor calidad, controlando los sonidos graves y agudos a la perfección.

Los amplificadores de sonido, sin embargo, lo único que hacen es, como su propio nombre indica, amplificar el sonido. ¿Esto qué quiere decir? Que el sonido no entra en el conducto auditivo como debería, sino que simplemente se limita a amplificar tanto las frecuencias graves como las aguadas, sin importar las necesidades auditivas que tenga el paciente. 

Estos dispositivos son utilizados por personas con un nivel auditivo normal que, en momentos muy puntuales, necesitan escuchar algo determinado un poco mejor. Sin embargo, su uso se reduce a intervalos de tiempo muy cortos, debido a que un uso prolongado de ellos puede provocar daños en el oído.

Es importante que a la hora de comprar un audífono para mejorar la audición se acuda a un especialista en audición, bien sea un otorrino o un experto en audiología. También hay que cerciorarse de que el centro en el que se adquiera la prótesis auditiva esté autorizado para ello. Y por último, es importante que el precio del audífono no sea lo único a tener en cuenta. Cuando su precio es extremadamente bajo es un claro indicativo de que no se trata de un audífono.

Si has notado que has dejado de oír como solías hacerlo, en Audifón queremos ayudarte a que recuperes tu audición con todas las garantías que una empresa líder puede ofrecerte. Tenemos presencia en prácticamente toda España para que, estés donde estés, puedas acudir a alguno de nuestros gabinetes auditivos a realizarte las pruebas necesarias para evaluar el estado de tu audición. 

Además, nuestro equipo de expertos en audiología protésica te asesorará sobre cuál es la solución auditiva que más te conviene en función de tus necesidades. ¡Ven a Audifón y vuelve a oír como antes!