Auriculares: un peligro para los oídos

Son una de las causas de pérdida de audición más frecuente entre la gente joven, pero ¿por qué?

Cuando escuchamos música con unos auriculares tendemos a subir el volumen hasta que nuestro oído acaba sufriendo, lo que provoca que demasiadas personas pierdan parte de su capacidad auditiva para siempre.  

Que muchos jóvenes en el mundo pierden audición por escuchar música a un volumen demasiado elevado a través de los auriculares del oído es una problemática que todos conocemos. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, 1,1 mil millones de adolescentes y jóvenes adultos están en peligro de quedarse sordos por culpa de los dispositivos de reproducción musical.

¿Pero por qué sucede todo esto? ¿Cómo han llegado los auriculares a convertirse en uno de los enemigos número uno de nuestra audición? Por supuesto, existe una explicación técnica (y científica), y es que su diseño consigue sellar nuestra oreja hasta generar aire en el canal del oído. Debido a este taponamiento, es un aire rígido y, por lo tanto, más difiícil de comprimir.

De esta forma, cuando el altavoz de un auricular produce presión en el tímpano repetidas veces, este sufre y provoca un reflejo de autoprotección en el oído, quedándose quieto para intentar disminuir el sonido según se va incrementando. Así se origina un ciclo en el que, al subir el volumen, el tímpano lo disminuye y nosotros lo subimos cada vez más, con las consecuencias dañinas que esto tiene para nuestra audición.

Ahora que sabes cómo afecta el uso de auriculares a los oídos, seguro que te propones usarlos de una manera más responsable. Si, por otro lado, piensas que has podido perder audición por esta práctica y quieres comprobarlo, acude a nuestros centros auditivos por toda España y confía en nuestras técnicas de detección y en nuestras soluciones.

Fuente: Androidpit