La batalla contra los 'falsos audífonos'

Bajo la publicidad de 'audífonos baratos' se esconden muchas veces simples amplificadores que pueden llegar a dañar la audición.

Sanidad alerta estos días sobre el peligro de usar amplificadores como si fueran audífonos reales. En Audifón queremos dejar bien clara la diferencia entre ellos y los verdaderos productos para la audición.

Es importante para el bienestar de nuestro oído saber en qué se distinguen los amplificadores de audición, conocidos ya como falsos audífonos, de los productos sanitarios de calidad fabricados para recuperar la salud auditiva, como los que tenemos a tu disposición en los centros de Audifón.

Para comenzar, debes saber que el uso de los amplificadores, que en ningún caso tienen la etiqueta de sanitarios, está reservado para personas que cuentan con una audición normal y que quieren utilizarlos para oír mejor en determinadas ocasiones. Hay que tener en cuenta también que el uso prolongado de estos falsos audífonos puede llegar a dañar nuestra audición.

Aunque la apariencia y el diseño de los amplificadores pueden ser parecidos a los de los audífonos, nada tienen que ver unos y otros. Las ayudas auditivas médicas están prescritas por profesionales de la audición que siempre se aseguran de realizar las pruebas pertinentes de audiometría, así como de facilitar el correcto proceso de adaptación al aparato.

Solo una evaluación audiológica como la que realizamos a todos nuestros pacientes en Audifón es garantía de que los productos que adquieres son beneficiosos para tu oído. No caigas en la trampa de las publicidades engañosas y asegúrate de que el audífono barato que te venden no es perjudicial para tu salud auditiva.

Fuente: El País