Si utilizas auriculares debes saber cómo usarlos

Utilizar auriculares durante un tiempo prolongado a un volumen muy alto puede dañar nuestra salud auditiva

Ya hemos hablado en más ocasiones sobre los riesgos de utilizar los cascos o auriculares a niveles que superan el máximo recomendado para no dañar nuestra salud auditiva. Sin embargo, queremos hacer de nuevo especial hincapié en este tema por lo común de regalar estos productos durante estas fechas.


En la actualidad más de 1000 millones de jóvenes y adolescentes (12 – 35 años) están en riesgo de pérdida auditiva debido al uso continuado de auriculares con niveles de volumen excesivamente altos. Esto significa que prácticamente un 50% de la población de países con ingresos medio-altos están expuestos a niveles peligrosos de volumen, y casi un 40% corre un riesgo real de la exposición a niveles potencialmente dañinos de sonido en lugares de ocio. Cuando hablamos de niveles “de riesgo” nos referimos a, por ejemplo, una exposición de más de 85 decibelios durante 8h o a una de 100 decibelios durante 15 minutos.

La Organización Mundial de la Salud advierte de que el nivel seguro de sonido depende de la frecuencia y la duración de la escucha y el volumen o la intensidad del sonido. Derivado de esto pueden surgir patologías como la pérdida auditiva temporal o los acúfenos, cuya sensación de zumbido en los oídos no resulta muy agradable. Se calcula que la mitad de todos los casos de pérdida de audición son evitables, tomando descansos de escucha cuando hay dedicación a alguna actividad con mucho ruido, o reduciendo el tiempo de utilización de los dispositivos de música a una hora al día.

Un claro ejemplo de prolongada exposición a niveles altos son los usuarios de videojuegos, que utilizan auriculares que además les permiten contactar con otros jugadores. El problema del uso de estos dispositivos es que generalmente se utilizan con un volumen extremadamente alto durante periodos largos de tiempo. Conviene saber que tanto si es para videojuegos, como para música o cualquier tipo de audio no es recomendable subir el volumen por encima del 60% de su capacidad, pues a partir de ahí ya se consideraría factor de riesgo para la salud auditiva.

Así que para no sufrir hipoacusia, acúfenos o cualquier otra patología del oído es recomendable que se haga un uso responsable de auriculares o cascos. Pero si por el contrario ya has comenzado a notar pérdida auditiva, te recomendamos el uso de audífonos, y en nuestros centros podremos asesorarte sobre cuál es el que mejor se adapta a tu necesidad.