El mareo cinético también afecta a nuestros oídos

El mareo cinético o por movimiento se produce en el canal del oído interno

En ocasiones tenemos mareos y desconocemos el motivo de los mismos. Hay un tipo que se conoce como mareo cinético y que tiene su origen en el oído, haciendo que quien lo padece pierda el equilibrio. Este tipo de mareo es muy frecuente cuando viajamos en barco, en coche o en autobús.

Cuando se acercan fechas de vacaciones o puentes es frecuente planear alguna escapada. Puede también, que algún viajero que te acompañe en ese viaje tienda a sufrir mareos durante el trayecto. Es lo que conoce como mareo cinético o cinetosis. A continuación, te contamos cómo se produce esta sensación de vértigo tan molesta. 

Es probable que conozcas los síntomas de los mareos en los medios de transporte, pero quizás no sepas cómo se desencadena el mareo por movimiento. Las causas hay que buscarlas en el oído, concretamente en las estructuras internas encargadas de regular el equilibrio. Éstas reciben una estimulación excesiva cuando se viaja a bordo de un vehículo. En ese momento se origina la cinetosis. El oído interno permite nuestra orientación espacial y se encarga de informar al cerebro de la posición del cuerpo en ese espacio o lugar. Cuando viajamos en coche, los ojos nos aportan diferentes datos sobre el exterior mientras los objetos se mueven a gran velocidad. Esto crea cierta confusión entre los sistemas de orientación: vista, equilibrio y músculos.

El cerebro procesa esa información constante procedente de la vista, el oído interno, los músculos y las articulaciones. Cuando todos esos datos procesados se contradicen, se produce un fenómeno de desorientación espacial que puede entrar en conflicto en el momento de viajar. 

Si sumamos que los pasajeros que se desplazan en coche lo hacen leyendo, el mareo se produce porque la información que percibe el ojo no coincide con la que procesa el oído. El oído percibe que la persona se está moviendo, mientras que la vista, por el contrario, está concentrada en un punto fijo. Existe un conflicto entre la percepción del movimiento y la sensación del mismo. Es decir, cuando el movimiento se siente (en el vestíbulo del oído interno) la referencia visual del exterior es nula, por lo que los expertos recomiendan fijar la vista en el horizonte.

Según estadísticas mundiales, 2 de cada 3 personas han sufrido mareos mientras viajaban en un vehículo. Generalmente la cinetosis se produce en personas más sensibles, siendo las mujeres más susceptibles que los hombres. Y los niños y personas mayores los más vulnerables a este mareo por movimiento. Se estima también que en un 70% existe el riesgo de padecer esta sensación tan desagradable, atendiendo al componente genético. 

Este trastorno de desequilibrio provoca los conocidos síntomas del mareo cinético. Visión borrosa, la sensación de constante movimiento y los bostezos son los primeros en aparecer. Este malestar es una respuesta natural del cuerpo. Y aunque no existe cura, sí se pueden aliviar los síntomas. Esta dolencia puede además provocar palidez, sudor frío, náuseas, vómitos y vértigos. Y aunque pueden deberse a diferentes causas, los propios vértigos se producen por una alteración en el sistema vestibular. Este tipo de mareo o ilusión del movimiento afecta a, aproximadamente, un 20-30 % de los usuarios. Representan un de las causas más frecuentes por la que los pacientes van al médico. 

Una vez aparece ese malestar, el mareo es difícil de cortar. Por ello, lo mejor es prevenir la aparición de los síntomas. Para intentar mitigar esa sensación de inestabilidad y desorientación es bueno seguir estas recomendaciones que te proponemos: 

  • Viajar siempre que sea posible mirando en el sentido de la marcha. Así, nuestros ojos y oídos captarán el movimiento de forma simultánea. 
  • No mover la cabeza en exceso y evitar realizar movimientos bruscos. 
  • Si se va a ocupar la parte trasera del vehículo, es conveniente sentarse en la plaza central para poder ver la carretera que hay por delante. 
  • Procurar no leer durante el viaje y evitar realizar actividades que obliguen a mantener la vista fija en un objeto en el interior del coche. 
  • Si el viaje es largo, intentar ingerir una comida ligera, y si es corto evitar no comer nada. 
  • Es importante que el coche esté bien ventilado y libre de olores fuertes como el tabaco. 
  • Puede que una almohada o reposacabezas ayude a mantener la cabeza lo más inmóvil posible y a frenar la sensación de mareo. 

Si eres de las personas que padece el mareo cinético de forma crónica, desde Audifón te recomendamos que acudas a nuestros centros auditivos. Nuestros especialistas en audición estarán encantados de facilitarte consejos y ayudas para que nada te amargue un viaje.