Causas principales de los vértigos

En Audifón te ayudamos a identificar los posibles orígenes de esta ilusión de movimiento conocida como vértigo.

LOS VÉRTIGOS ESTÁN RELACIONADOS CON EL OÍDO INTERNO Y SUS CAUSAS PUEDEN SER MUY VARIADAS.

El vértigo es una patología muy común cuyos síntomas son considerablemente molestos. La sensación constante de mareo, nauseas, desequilibrio, malestar y debilidad son algunas de las manifestaciones más habituales de los vértigos.  

Esta dolencia puede durar desde unos minutos hasta varios días. En los niños se produce ocasionalmente y desaparece enseguida, sin embargo, en personas adultas o ancianas la duración de los vértigos puede evolucionar hacia una inestabilidad crónica. La mayoría de las veces están relacionados con una alteración del sistema vestibular, que se encuentra localizado en nuestro oído interno y es el responsable del equilibrio.

Normalmente los tipos de vértigo se clasifican en dos: por un lado, el vértigo periférico, que es el más usual y es provocado por alguna afectación en el oído interno, concretamente del laberinto. Se asocia a una pérdida de audición y sensación de presión en los oídos; por otro, el vértigo central, que deriva de una alteración de los mecanismos neurológicos del sistema vestibular. 

Sus causas son muchas y muy variadas, conociéndose en la actualidad hasta 305 diferentes, muchas relacionadas con la presión arterial o las cardiopatías. Aún así, las más frecuentes tienen que ver con el oído:

  •     Vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB): Es el más común. También es conocido como vértigo postural o vértigo posicional y se produce por calcificaciones en los conductos dentro del sistema vestibular. Se acentúa con determinados movimientos bruscos de cabeza y puede alargarse durante varias semanas. Este tipo de vértigos se manifiestan cuando se ha sufrido algún traumatismo craneal, por infecciones víricas, cirugías en el oído…
  •      Enfermedad de Meniérè: Se produce por un exceso de líquido en el laberinto, que además de vértigos, sus síntomas también son la pérdida auditiva y acúfenos. Dicha enfermedad no se atribuye a ninguna causa específica, pues se desconoce cuál es su origen. Puede prolongarse desde varios minutos hasta horas.
  •     Infecciones: Víricas o bacterianas que afecten al oído medio.
  •     Regulación anormal de la presión arterial: Sobre todo en personas mayores que consumen fármacos para controlar la hipertensión. Pueden sufrir un desmayo al levantarse de manera muy brusca.
  •     Migrañas: Este tipo de vértigos, que suele durar minutos o incluso una hora, se asocia a las migrañas como uno de sus síntomas.
  •     Neuritis vestibular: Se presenta como un episodio repentino de vértigos que a menudo trae consigo nauseas y vómitos, y que en la mayoría de los casos remite con el paso de los días, aunque la sensación de desequilibrio puede durar unas semanas. No está asociado a síntomas auditivos ni neurológicos.

Si sufres vértigos con frecuencia y crees que pueden estar relacionados con la pérdida auditiva o con algún problema del oído, no PIERDAS TIEMPO Y ACUDE YA A nuestros centros de audición COMPLETAMENTE GRATIS.