Cinco errores que cometemos en la limpieza del oído

Estas son las prácticas que debes evitar cuando vayas a limpiar tus oídos 

Tener unos oídos limpios es vital para escuchar con claridad todos los sonidos que están a nuestro alrededor. Ya que el oído es el único órgano que se limpia solo, debes huir de cualquier producto de limpieza porque tu salud auditiva puede verse afectada. 

Escuchar los diálogos de nuestra película favorita, disfrutar del sonido del mar o de las historias que nos cuentan los nietos es más fácil si nuestros oídos poseen una correcta limpieza. Una mala práctica puede causarnos daños irreversibles como por ejemplo desarrollar pérdida auditiva

La cera o el cerumen es el mecanismo de limpieza del oído. Esta sustancia, que se produce en la parte externa del conducto auditivo, juega un papel muy importante en la salud auditiva y en la calidad de la audición. Su función es lubricar y proteger al oído de algunos agentes externos como bacterias u hongos. 

El oído es el único órgano que se limpia por sí solo gracias a un sistema natural. Por ello, debemos huir de determinados utensilios u herramientas de limpieza que puedan afectar a nuestra audición. Procura que tus oídos estén siempre limpios evitando cada una de estas prácticas que te mostramos a continuación: 

  • Evitar el uso de bastoncillos en adultos y niños. Estos instrumentos de algodón no son nada recomendables, ya que al introducirlos en la parte interna del oído empujan la cera hasta el fondo. En muchas ocasiones, pueden generan tapones u otro tipo de secreciones más severas como sangrados o perforación del tímpano. El uso continuado de estos bastoncillos de algodón puede derivar en casos de pérdida auditiva. 
  • No hurgar o presionar con objetos puntiaguados como horquillas o incluso, las uñas. El uso de estos elementos afilados puede dañar el tímpano y la cadena de huesecillos, o la piel de la parte externa del oído. 
  • Las inyecciones de agua no son nada recomendables. Los expertos advierten que hacer baños con jeringuillas o embudos para eliminar la cera pueden dañar el tímpano e incluso desarrollar una otitis o infección de oído. 
  • Tampoco son aconsejables las velas para los oídos. Se trata de una acción muy peligrosa y algo común para quitar los restos de cera en los niños. Consiste en encender una vela e introducirla en el oído por el lado contrario a la llama para que elimine el cerumen. Pero lo cierto es que la propia cera podría dañar la piel y llegar a caer en el interior del oído produciendo graves quemaduras. Debemos evitar esta costumbre por el riesgo auditivo que conlleva. 
  • Limpiar los oídos regularmente de forma obsesiva. Exponer a los oídos a una sobrelimpieza es una práctica negativa. Simplemente aplicando con el dedo un poco de agua y jabón en el momento del baño o de la ducha, bastará para tener disfrutar de unos oídos limpios. 

Además de evitar todos estos hábitos de limpieza que podrían afectar a nuestra salud auditiva, también debemos poner en práctica una serie de consejos para el cuidado de los audífonos si hacemos uso de estos aparatos a diario. Si tus prótesis auditivas están limpias y en buen estado, podrás escuchar y disfrutar de los sonidos que te hacen feliz. 

No pongas en peligro la salud de tus oídos. Nuestros expertos te darán todos los consejos para mantener tus oídos limpios y sobre los productos que mejor se adecúan para la limpieza de tus audífonos. Visita nuestra tienda online o ven a nuestros centros auditivos Audifón para vivir el día a día escuchando como te mereces.