Que la clase de zumba no te pase factura

Está de moda hacer ejercicio con música muy alta pero, ¿sabes cómo afecta esto a tus oídos?

El spinning, la zumba o el bodypump: el cuerpo se motiva cuando la música suena fuerte aunque esto, a la larga, puede tener efectos muy negativos para nuestra audición.

Recientemente, un estudio midió de forma encubierta los niveles de ruido de cuatro gimnasios estadounidenses: los resultados son alarmantes. En todos la música sonaba a un nivel constante de 100 dB en adelante, llegando a los 115 dB durante las clases.

Se reafirma así una investigación previa de la Universidad George Mason en Virginia, que ya apuntaba a niveles de ruido de 100-110 dB durante las clases de spinning de varios gimnasios, es decir, entre 30 y 40 dB más de los niveles máximos recomendados.

Practicar deporte en estas condiciones puede ser beneficioso para nuestra forma física, pero en absoluto recomendable para nuestra audición. Y es que, exponerse en ocasiones aisladas a este tipo de ruido no perjudicará nuestra audición, pero sí lo hará una exposición prolongada y constante a estos niveles.

Para ser más exactos, por encima de los 90 dB las células ciliadas del oído interno pueden sufrir daños irreparables, como una pérdida de audición permanente que haría necesario el uso de audífonos. Por eso, si estas clases son para ti una rutina en el gimnasio o si eres instructor y pasas demasiadas horas escuchando música a intensidades muy altas, no olvides cuidar tu audición con las protecciones auditivas que encontrarás en nuestra tienda online.

Además, si tienes otras dudas sobre la pérdida de audición causada por ruido, acércate a conocer nuestros centros auditivos por toda España y consúltale lo que necesites saber a nuestros profesionales.

Fuente: ANA