Aprende a evitar la otitis después del baño

Comienza el buen tiempo y, con él, los chapuzones estivales que pueden llegar a dañar tu oído. En Audifón te enseñamos a prevenirlo.

Con la llegada del verano a todos nos apetece darnos un baño en piscinas, ríos y playas, pero, al hacerlo, debemos tener muy en cuenta nuestra salud auditiva.

Efectivamente, la humedad es la causa principal de infecciones en nuestro oído. Si permanece en nuestro conducto auditivo externo proporciona el ambiente más confortable para que los gérmenes proliferen. 

Por ello, es fundamental hacer caso de una serie de consejos que evitarán que el típico baño estival se convierta en la consabida otitis y en un dolor permanente de oído durante todo el verano, más aún cuando esta situación puede derivar en problemas auditivos permanentes.

Entre las medidas de prevención, los especialistas aconsejan el uso de tapones para evitar la entrada de la humedad, sobre todo en el caso de los niños, quienes son más propensos a padecer otitis. Es importante además que estos tapones estén adaptados a la cavidad auditiva de quien los lleve.

También nos ayudará a evitar infecciones de oído una higiene correcta después del baño, secarnos adecuadamente al salir del agua y poner mucho cuidado en que no nos quede humedad residual. Para ello se recomienda usar una toalla para la parte externa, el aire templado del secador y, como ya hemos comentado en otras ocasiones, evitar el uso de bastoncillos.

Es fundamental seguir estas indicaciones para que nuestro oído no sufra durante las vacaciones de verano y no padezca después ningún daño auditivo irreversible. Si tienes cualquier otra consulta o simplemente quieres hacerte una prueba para comprobar el estado de tu audición, no dudes en venir a nuestros centros Audifón.

Fuente: Infosalus