¿Cómo nos afecta el ruido?

De sobra sabemos que demasiado ruido puede dañar la audición, ¿pero cómo es el proceso dentro de nuestro oído?

El ruido en exceso arrasa en nuestra cóclea causando problemas auditivos que, aunque no lo creas, pueden ser irreparables. Descubre cómo sucede.

Seguro que te has hartado de escuchar que los ruidos demasiado fuertes pueden "dejarte sordo". Le des más o menos importancia a esta advertencia, lo cierto es que, si te lo explican, es fácil imaginarse cómo el ruido hace de las suyas en nuestro oído. El proceso es el siguiente: 

En primer lugar, la onda de sonido vibra en el tímpano y pasa después a nuestra cóclea, la cual contiene hileras de células capilares microscópicas bañadas en fluidos. Estas células capilares se mueven con el sonido y envían señales al cerebro a través de los nervios auditivos. Finalmente, es el cerebro el que interpreta ese sonido.

El problema de los ruidos demasiado fuertes o de demasiada duración es que, en su paso por la cóclea, destruyen las células capilares, causando pérdida de audición o sordera parcial.

Por otro lado, estudios recientes han demostrado que el ruido corta también las conexiones entre los nervios y el cerebro, lo que puede provocar fenómenos auditivos como la incapacidad de diferenciar el sonido de fondo del que está en un primer plano, y que suele notarse cuando nos encontramos hablando en un restaurante ruidoso o en una discoteca.

Ahora que ya conoces cómo funciona el ruido excesivo en nuestro oído interno, seguro que te tomas más en serio que nunca la prevención de una posible sordera.

Y si crees que puedes tener un problema de audición no dudes en visitar nuestros centros auditivos y consultar a nuestros especialistas.

Fuente: El observador