Cómo prevenir la sordera en bebés

La prevención es un factor fundamental a la hora de evitar posibles problemas auditivos. Un buen diagnóstico y una atención temprana, pueden ayudar a contrarrestrar complicaciones en nuestro sistema auditivo. 

La prevención y la concienciación sobre la importancia de la salud auditiva y del cuidado del oído, son fundamentales para prevenir futuros problemas en nuestro sistema auditivo. Y es que revisar tus oídos anualmente, puede ayudarnos a evitar patologías del oído y una posible sordera.

Esta prevención debe darse por igual en los recién nacidos. Pero, ¿cómo podemos prevenir la sordera en los bebés? Identificarla antes del primer año, se antoja clave para evitar una futura hipoacusia. Según datos de la OMS, cerca de 32 millones de niños de todo el mundo padecen algún tipo de discapacidad auditiva.

La Organización Mundial de la Salud enumera una serie de puntos que ayudarán a prevenir los problemas auditivos en recién nacidos. Por ejemplo, vacunar a los niños contra enfermedades propias de su edad como la rubéola, el sarampión o la parotiditis. Otras de las medidas que propone es evitar la exposición del pequeño a ruidos fuertes y realizar pruebas de detección.

Una de las pruebas más realizadas son las otoemisiones acústicas. Estas emisiones son sonidos que emite la propia cóclea y determina el buen funcionamiento del sistema auditivo del bebé. Ante la importancia de la prevención, la Unidad de Gestión Clínica de Pediatría perteneciente al Complejo Hospitalario de Jaén, realizó entre enero y septiembre de este año cerca de 1778 pruebas auditivas a recién nacidos.

El objetivo de estas pruebas es descartar cuanto antes cualquier tipo de problema o complicación auditiva en los bebés. Las pruebas realizadas consistieron en las ya mencionadas otoemisiones acústicas y fueron realizadas en las primeras 48 horas de vida del bebé.

Si durante estas pruebas se ha detectado alguna deficiencia auditiva, pasan automáticamente a realizarse una prueba más específica que determinará el tipo concreto de problema auditivo.

Otra de las pruebas más conocidas para comprobar el estado de la audición del recién nacido es el cribado neonatal auditivo. Esta prueba auditiva se realiza a todos los bebés nada más nacer y se basa en la trasmisión de ondas sonoras a través del canal auditivo del recién nacido. Los resultados de esta trasmisión pueden recogerse de dos formas diferentes.

Por un lado, puede colocarse un adaptador que produce los sonidos y comprueba las reacciones y respuestas que produce la cóclea. Por otro lado, pueden instalarse una serie de sensores en el cuero cabelludo del recién nacido. Estos sensores recogen la respuesta eléctrica del oído y del propio cerebro ante los estímulos sonoros que recibe.

Pasado este cribado neonatal auditivo, debemos seguir prestando atención a las reacciones del bebé ante los estímulos sonoros. Por ejemplo, debemos observar si reacciona ante los sonidos fuertes o si sabe distinguir la procedencia de un sonido.

Además, según el máximo organismo mundial de la salud, las infecciones del oído crónicas son una de las principales causas de la pérdida auditiva. Otro dato muy revelador es que 5 de cada 1000 niños nacen con discapacidad auditiva o la padecen durante la infancia.

Hace algunos meses, un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Manchester y presentado por el Centro de Investigaciones Biomédicas de esta ciudad británica, demostró que el peso de los bebés puede aumentar las posibilidades de padecer problemas auditivos.

En los resultados del estudio podía observarse que tanto los bebés con bajo peso y los que padecían sobrepeso, presentaban una capacidad auditiva menor. Pero, ¿podemos hacer algo para estimular el oído del recién nacido?

Como siempre, el juego es uno de los principales estímulos tanto para desarrollarse como para aprender. Durante sus primeros meses, un buen ejercicio es tumbar al bebé bocarriba y hacer sonar un sonajero a ambos lados de la cabeza. Así estimularemos su oído y su movimiento para reconocer la procedencia del sonido.

Cuando el bebé sea más mayor, podremos realizar un ejercicio muy interesante. La llamada lotería auditiva consiste en grabar una serie de sonidos y los acompañamos con una serie de imágenes. El juego consiste en que cuando el bebé oiga el sonido de un coche o de un animal por ejemplo, lo identifique con la imagen.

En Audifón seguimos apostando por la prevención. Por ello, te recordamos que revisar tus oídos una vez al año es clave para evitar futuros problemas auditivos. Visita ya uno de nuestros muchos centros auditivos repartidos por España y solicita una audiometría gratuita.