Cuida tus oídos en el Gran Premio de Valencia de MotoGP

El próximo domingo la Comunidad Valenciana acogerá la última carrera del mundial de MotoGP. Descubre cómo las motos pueden afectar a nuestra salud auditiva.

Más de 100.000 amantes de las motos acudirán a la Comunidad de Valencia con motivo del último Gran Premio de MotoGP. ¿Cómo puede afectar a nuestra audición tal concentración de motos?

La temporada de MotoGP llega a su fin y Marc Márquez podrá celebrar su victoria en el mundial de motociclismo en el circuito de la Comunitat Valenciana Ricardo Tormo. Aquí se dan cita más de 100.000 motoristas cada año, incrementando considerablemente la contaminación acústica y, por tanto, afectado directamente a la salud auditiva de los que se encuentran allí.

¿Sabías que el ruido que soportan nuestros oídos cuando conducimos una moto combinado con el sonido del viento puede llegar a igualarse al de una motosierra? Un estudio realizado por la Universidad de Florida demostró que la cantidad de ruido que produce una moto, puede superar los 100dB.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud el sonido máximo para no poner en riesgo nuestra salud auditiva se sitúa en 65 dB. Cuando una onda sonora demasiado fuerte entra en nuestro oído, puede destruir las células capilares ubicadas en la cóclea. Esto provoca una grave pérdida de audición o sordera parcial. 

En un ambiente laboral, estos niveles de ruido son considerados peligrosos y se precisan protectores auditivos. Para hacernos una idea, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (OSHA) llevó a cabo una investigación en la que se pudo comprobar que el 23% de los trabajadores que habían estado expuestos a algún tipo de ruido ocupacional en algún momento de su vida laboral, sufrían pérdida auditiva. De esta forma podemos observar el peligro real que conlleva estar expuestos a dichos niveles de ruido, ya sea en un entorno de ocio como profesional.

Pero no sólo el simple ruido del motor de las motos puede ocasionarnos daños auditivos. El viento es otro factor que juega en contra de los motoristas. Otro estudio desarrollado por el OSHA afirmaba que el ruido del viento que percibimos cuando vamos a una velocidad de tan sólo 60 km/h, podría equivaler al ruido que produce una cortacésped.

Uno de los factores a tener en cuenta es el tipo de casco que se usa en la moto. Muchos de ellos no ofrecen una insonorización adecuada, sino que permiten la entrada de demasiado viento en el casco. Esto supone además de un riesgo para el canal auditivo, un riesgo en la circulación ya que dificulta la escucha de señales sonoras como un claxon.Según el centro técnico de la Asociación Alemana de Automovilistas, cuantas más aberturas y tomas de aire tenga el casco, más ruidos perjudiciales pueden producirse. Éstas pueden darse en forma de pitidos o en forma de zumbidos sordos y en multitud de frecuencias.

Si aumentamos la velocidad hasta los 100 km/h, el ruido ambiental supera los 100 dB, que según el Instituto de Medicina Laboral y Medicina Social de la Universidad de Düsseldorf, este nivel de decibelios puede equivaler incluso al sonido que produce un avión al despegar. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional Estadounidense afirma que llegados a este umbral se debería limitar la exposición sonora a tan sólo 15 minutos.  

La OMS sitúa a España como el segundo país más ruidoso del mundo, sólo por detrás de Japón. Y es que la Agencia Europea de Medio Ambiente posiciona a la contaminación acústica como un riesgo potencialmente alto para la salud, incluso por encima de la contaminación del aire y del tabaquismo pasivo.

¿Qué medidas podemos tomar para reducir el riesgo de padecer lesiones auditivas en un evento como un Gran Premio de MotoGP? Como siempre, la prevención es clave a la hora de evitar futuros problemas de audición. El uso de protectores auditivos es una buena medida preventiva si se va a estar expuesto a fuertes sonidos.

Investigadores holandeses del Centro Médico Universitario de Utrecht llevaron a cabo en abril de este año un estudio con 51 jóvenes que iban a asistir a un festival de música. En este tipo de eventos, suele superarse con facilidad los 100 dB. La investigación consistía en realizar una prueba de audición antes y después del festival. Un 42% de las personas que no utilizaron tapones para los oídos presentaron una pérdida auditiva temporal y un 40% tinnitus Por otro lado, en las personas que sí habían utilizado protectores auditivos tan sólo se registró un 8% de pérdida auditiva temporal y un 12% de tinnitus o acúfenos.

En Audifón podrás encontrar los protectores auditivos que mejor se adaptan a ti. Están hechos a la medida de tu canal auditivo, ajustándose perfectamente y haciendo que pasen completamente inadvertidos. Su suave silicona evita que el fuerte ruido provocado por las motos penetre bruscamente en el oído y el posible  daño auditivo que pueda causar.