Algunos deportes afectan más a nuestra salud auditiva

Protege correctamente tus oídos cuando salgas a practicar tu deporte favorito 

Hacer ejercicio o practicar algún deporte ayuda a mantenerse en forma y sentirse vital. Pero existen determinados deportes que afectan más a nuestra salud auditiva y requieren de una protección específica. 

El oído, como órgano sensible, requiere de un especial cuidado y atención. Proteger nuestros oídos debería ser una tarea fundamental para mantenerlos sanos y en unas condiciones óptimas. Pero sobre todo, conviene poner especial atención a la hora de realizar algún deporte. Porque el deporte y la audición están relacionados y algunas prácticas afectan más a nuestros oídos que otras.

La relación que guardan los deportes y los problemas auditivos se traduce en el número de horas que se practica bajo el agua, en la altitud o en el exceso de ruido que supone para nuestro oído. 

Los que más daños ocasionan en nuestros oídos son los deportes acuáticos. Nuestros oídos sufren por la continua exposición al agua. La humedad es uno de los agentes externos que puede provocar infecciones u otitis en nuestro oído. Las profesionales de este tipo de deportes pueden desarrollar taponamiento o barotraumatismo, una lesión de las paredes de la trompa de Eustaquio y el tímpano causado por la diferencia entre la presión atmosférica y la interna del oído. El oído es una cavidad que se abre o comprime con los cambios de presión. Por eso, el barotrauma se da sobre todo en buceadores o pasajeros de avión más sensibles, pudiendo ir acompañado de secreción y una sordera momentánea. Vigila tu salud auditiva para que las horas de entrenamiento bajo el agua en la natación, waterpolo o buceo no pasen factura a tus oídos. 

Con mucha distancia, le siguen los deportes al aire libre como la escalada o el esquí. Como ya hemos valorado anteriormente, los cambios de altitud afectan a la salud de nuestros oídos. La altitud y la presión de la atmósfera pueden ocasionarnos taponamiento auditivo o pérdida de audición momentánea, ya que al estar a altitudes elevadas disponemos de menos presión.

El kárate, las artes marciales o el fútbol americano pueden influir en el estado de nuestra capacidad auditiva. En el fútbol americano los jugadores están protegidos por un casco, pero al tratarse de deportes de mucho contacto físico, los golpes o placajes pueden provocar algunos problemas en el oído si éste se golpea fuertemente. 

Las carreras de coches o los ejercicios en clases de zumba o aerobic pueden poner en riesgo nuestra salud auditiva. La parte interna de nuestro oído puede sufrir por encima de los 90 decibelios tanto por el estruendoso ruido de las carreras como por hacer ejercicio con la música demasiado alta en los gimnasios. 

También hay que prestar atención a otros hobbies como la caza o la asistencia a eventos deportivos o musicales con demasiado ruido, ya que pueden provocar la sordera del cazador o casos de pérdida auditiva, respectivamente. 

Si practicas alguno de estos deportes de forma habitual, acude a nuestros centros auditivos Audifón y nuestros profesionales en audición te recomendarán qué protector auditivo debes usar para disfrutar de tu hobbie deportivo favorito. También puedes echar un vistazo a los productos de nuestra tienda online que cuidan y protegen la salud de tus oídos. 

Este verano disfruta buceando o bailando en los mejores festivales al aire libre eligiendo siempre la mejor protección auditiva. Consulta a nuestros expertos las posibles dudas que puedan surgirte y haz deporte sin miedo a poner en riesgo tu salud auditiva.