Las enfermedades del oído que quizás no conozcas

Puede que no te suenen, pero éstas son algunas de las patologías que afectan al oído 

Las enfermedades del oído son delicadas de tratar, y aunque estamos familiarizados con algunas de ellas existen otras muchas, menos conocidas, que también pueden perjudicar a nuestra salud auditiva.  

El oído y todo el conjunto de órganos que lo forman poseen una sensibilidad mayor a otras partes del cuerpo. Cuando esa parte sensible se daña o cuando todas sus partes no funcionan como deberían, nos advierten que algo no va bien en nuestro sistema auditivo

La funcionalidad del oído nos facilita el sentido del equilibrio y la posibilidad de percibir todos los sonidos que nos rodean. El oído externo recibe el sonido para mandarlo al oído medio y poder transportarlo hacia el oído interno, donde los impulsos eléctricos llegan al cerebro en forma sonido. Este viaje para trasladar el sonido al cerebro debe realizarse en las mejores condiciones, si no sucede así, empezaremos a manifestar alguna molestia o síntoma en nuestros oídos.  

Solemos estar familiarizados con ciertas enfermedades del oído que se dan de manera común, como la otitis, los acúfenos o la hipoacusia; pero existen otras patologías que puede que desconozcas y que podrían afectar a la salud de nuestros oídos. 

Te explicamos los síntomas de estas enfermedades del oído menos conocidas y cómo se manifiestan:

  • La cofosis o también conocida con el nombre de anacusia. Esta disfunción suele darse con poca frecuencia. El individuo no percibe ningún sonido bien por causas genéticas, por enfermedad, traumatismo o por la exposición al ruido durante un largo período de tiempo. También puede manifestarse por la ingesta de medicamentos que dañan al nervio auditivo. Esta pérdida total de audición puede darse de forma unilateral (en solo un oído) o bilateral (cuando se produce en los dos). La cofosis puede corregirse con prótesis auditivas, mediante audífonos o colocando un implante coclear
  • El oído sufre con la exposición a diferentes factores externos como el agua. La exposición frecuente al agua fría, puede ser la causa de padecer osteoma. Un tumor benigno que aparece en el hueso del tímpano y que se manifiesta comúnmente en los nadadores. Sufrir este tipo de patología puede provocar molestias, infecciones en el oído externo o hipoacusia gradual. Y en el caso de que los osteomas aumentan de tamaño, será necesario una intervención quirúrgica si obstruyen la luz del canal auditivo y complican la audición. 
  • La piel que recubre nuestros oídos también puede verse dañada. La infección de la piel y del tejido del cartílago de la oreja puede derivar en una pericondritis. La pus se acumula en el cartílago y el pericondrio provocando enrojecimiento de la piel, dolor e incluso fiebre. Si la infección no se trata adecuadamente puede derivar en condritis, en el peor de los casos. 

Desde Audifón trabajamos para seguir recordando la importancia de la prevención y de las revisiones periódicas. En los centros auditivos Audifón, nuestro equipo de expertos en audición evaluará cómo se encuentra tu audición y la forma de corregir los posibles problemas relacionados con tu salud auditiva. 

¡Busca tu centro más cercano y te atenderemos con la mejor atención personalizada!