Entrevista al portavoz de Audifón en Cadena Ser Córdoba

Victor Cannarile conciencia sobre la importancia de realizarse controles auditivos

Con motivo de la campaña de concienciación sobre la memoria auditiva celebrada en Córdoba del 27 de febrero al 4 de marzo, el audioprotesista y portavoz de Audifón, Victor Cannarile fue entrevistado en la Cadena Ser de Córdoba. Nos habla de la importancia de realizar revisiones auditivas para prevenir posibles problemas auditivos en el futuro. 


- Hablamos de la importancia de oír bien, y esto es lo que se pone de manifiesto con unas jornadas como las que tienen lugar en Córdoba.

Victor C.: Así es, queremos ayudar a la gente a que se conciencie un poco sobre la audición, algo muy importante y muchas veces tan poco valorado. Le damos importancia a la vista, le damos importancia a nuestra estética… Y nos olvidamos de que el oído es fundamental, sino oyéramos bien, vosotros tampoco estarías cerca de estas personas. Queremos que se vigilen la audición, y para eso estamos haciendo esta iniciativa.

- Porque, si perdemos audición ¿no somos conscientes?

V.C.: Sí, lo vamos siendo poco a poco, pero nos acostumbramos. Es igual que cuando vamos perdiendo la vista, nos vamos acercando más a los textos o a los objetos que queremos leer, y con el oído ocurre lo  mismo. Empezamos a aislarnos de los demás porque empezamos a notar cierta deficiencia. Al igual que se desgasta el oído, la audición también se desgasta. Nos vamos acostumbrando, y al final cuando nos queremos dar cuenta nos vamos excluyendo del resto de personas. 

- Quizás ¿Cuesta un poquito más de trabajo concienciarse o hacerse a la idea de que tenemos algún problema con la audición?

V.C.: Sí. Tenemos… Somos muy reacios. Pensamos que nos van a poner un armatoste en la oreja, o que vulgarmente nos van a llamar sordos, y no es así. Estéticamente las prótesis han evolucionado mucho, a penas se perciben, y en muchos casos hay gente que ni sabe que lleva prótesis. De hecho, la mejoría que puede llegar a tener una persona es sorprendente, sobre todo por su entorno, acostumbrado quizás a dificultades a la hora de oír.

- Las soluciones… ¿Son personalizadas entendemos?

V.C.: Totalmente. Todo parte de un estudio. Hay que ir primero al especialista, para que valore nuestro problema, y una vez visto al especialista o acercarse a un centro auditivo, haciéndose una audiometría –que es lo que estamos haciendo-, valorar si la persona tiene esa necesidad o no la tiene. En muchos casos decimos que nos defendemos, pero defendernos no es la solución. Es buscar lo que está ocurriendo y valorar esa solución, siempre de forma personalizada. Mucha gente piensa: “Es que yo estoy sordo”, pues no, no es eso, es algo mucho más complejo. Pérdidas las hay de muchos tipos y hay que valorar en cada caso que es lo que se puede hacer.

- Qué es lo que se está haciendo de una forma especial estos días en Córdoba, ¿Cómo? De un lado en el Centro Comercial La Sierra/Carrerfour y también en la Avenida Ronda de los Tejares nº 16.

V.C.: Así es. Lo que estamos haciendo es dar un punto de acceso a la gente que nos solicite o nos pida día y hora, le haremos una audiometría de forma totalmente gratuita, insisto en esto, no hay compromiso de ningún tipo, y hacer esa audiometría es para valorar en qué situación está su audición.

- ¿Qué síntomas o qué señales nos pueden poner en alerta? Quizás no perdemos nada por someternos a esas pruebas, que en estos días de una forma especial está realizando Audifón en la ciudad de Córdoba.

V.: El problema más común es el entablar una conversación con alguien o el que nos repitan constantemente las cosas, es decir, “lo he oído pero no lo he entendido”. Este es el principal síntoma de que hay un problema. Es decir, normalmente la voz humana o una conversación se entabla entre 50 ó 60 dB. Son niveles en los que empezamos a ver que hay cierto problema cuando me tienen que repetir las cosas, o hay dos o tres personas hablando, oigo lo que están hablando pero no entiendo lo que están diciendo, pongo la televisión más alta de lo normal, la radio más alta de lo normal… Ya son síntomas de que algo está ocurriendo, porque sobrepasamos umbrales normales, y ahí es donde realmente empezamos a tener dificultades.

- Y la solución o la manera de comprobarlo es una audiometría. Una prueba muy sencilla ¿no?

V.C.: Totalmente. Es una prueba que nos llevará unos 15 minutos, se pondrán unos pitidos que la persona nos irá indicando cuando empieza a percibirlos, luego se le hará una logoaudiometría para saber qué capacidad de inteligibilidad tiene esa persona, es decir, como oye y como entiende. Además, se le hace otra serie de pruebas, confirmando cada una de ellas, y nos van dando unos valores. Nos darán un valor auditivo y un valor logoaudiométrico, en el que vamos a ver cómo oye y cómo entiende. A partir de ahí, si hay algún tipo de pérdida, pues se lo indicaremos a la persona.