¿Es buena tu salud auditiva?

Aprende a cuidar de tus oídos (sobre todo en verano) con estos sencillos hábitos saludables. 

En verano nuestros oídos sufren más de lo debido por las altas temperaturas y los climas más húmedos. Nunca está de más comprobar si limpias y cuidas de tu oído como se merece.

El oído se caracteriza por ser un órgano bastante delicado en cuanto a sensibilidad. En determinadas situaciones o épocas, como por ejemplo en verano, se dan más infecciones de oído debido a los chapuzones en agua dulce o agua salada. Pero también, por los ruidos de petardos o los mega conciertos al aire libre.

-¿Limpias bien tu oído? El oído es un órgano que se autolimpia, se limpia solo. La cera o el cerumen es un elemento indispensable que se va acumulando y es necesario que se retire solo para que el funcionamiento del oído sea óptimo. Debes evitar los bastoncillos para los oídos porque pueden provocar pérdida auditiva y tampoco debemos sobrelimpiar el conducto auditivo. Simplemente sólo con usar un poco de agua y jabón y limpiar el oído sin presionar. Ésta es la limpieza correcta.

-¿Controlas los niveles de ruido? La contaminación acústica es uno de los problemas medioambientales que perjudica a la salud del oído. Cada vez es más importante protegernos de los niveles de ruido usando protectores auditivos en conciertos o festivales y si estamos expuestos a trabajos ruidosos.

-¿Proteges tus oídos dentro y fuera del agua? Secar los oídos después de bañarnos en la playa o en la piscina evitando las aguas demasiado contaminadas. Los hongos y las bacterias junto con las horas interminables en el agua pueden acabar afectando a tu audición provocando una otitis media.

-¿Revisas tu oído al menos una vez al año? Si el oído es un órgano sensible expuesto a riesgos y peligros constantes en el día a día, debes comprobar cómo se encuentra tu audición periódicamente. Gracias a la audiometría sabrás si tu audición está en perfecto estado o sufre algún síntoma de pérdida auditiva.

-¿Cuántas horas usas auriculares o cascos? El volumen máximo permitido suele rondar los 85 decibelios en aparatos de música o de radio. La OMS recomendaba el pasado año no escuchar más de una hora de música al día y es que sin darnos cuenta, con un volumen desorbitado estamos dañando al oído y dando los primeros pasos hacia la pérdida de audición.

-¿Limpias tus audífonos regularmente? Los aparatos auditivos deben limpiarse diariamente. Las partes principales del audífono que tienen que limpiarse son el micrófono y la oliva. Olvídate de usar alcohol o sprays, la forma más segura de limpiar el audífono es simplemente usando el paño que viene con el aparato.   

Si sabías todas las respuestas de este cuestionario y, además, las aplicas día a día ¡enhorabuena! tus oídos son importantes para ti.

Este verano protege tu oído y ten especial cuidado al bañarte en la playa o en la piscina. Disfruta de tus vacaciones y no te preocupes si la otitis visita a tus oídos, tenemos 36 centros Audifón para darte los consejos que tu oído y tú necesitáis para tener una buena salud auditiva.

¡Busca tu gabinete auditivo que esté más cerca de ti y vive el verano con la mejor audición!