Audiólogo

Este profesional de la rama de la audiología es el encargado de diagnosticar problemas de oído.

El audiólogo es capaz de determinar la función auditiva en aquellos pacientes que sufren sordera.

Los audiólogos son profesionales de la audición que se encargan de diagnosticar posibles problemas auditivos y se especializan en el tratamiento de estos trastornos. Estos expertos de la audiología se encuentran además totalmente capacitados para realizar rehabilitaciones protésicas

También dan soporte y apoyo a aquellos pacientes que sufren alguna pérdida auditiva o están comenzando a sufrirla. Los audiólogos deben orientar a los pacientes y a sus familias respecto a temas relacionados con la salud auditiva, como las causas de la sordera, la rehabilitación del oído o el uso de audífonos, entre otros aspectos. Generalmente orientan al paciente en las siguientes materias:

  • Cómo se aprende el lenguaje
  • La anatomía del cerebro y del oído para comprender cómo funciona la recepción del sonido
  • Posibles causas de la pérdida auditiva
  • Técnicas para que personas con problemas de audición mejoren su capacidad comunicativa
  • Recomiendan y aconsejan sobre el uso de audífonos
  • Enseñan la técnica del lenguaje de signos y lectura de labios 
  • También pueden tratar problemas con el equilibrio, enseñando diferentes técnicas para aliviarlo.

    Ayudan a los médicos especialistas a detectar posibles problemas neurológicos (del sistema nervioso). Tratan la parte del equilibrio que concierne al oído.

Trabajan mano a mano con otros especialistas de la audición como terapeutas médicos, profesionales de la salud o la asistencia social, personas que trabajan en departamentos de servicios sociales, etc. En algunos casos, el audiólogo se especializa en el tratamiento con niños. Es decir, diagnostican pérdida de audición permanente y preparan a los padres para afrontar esta noticia. 

Su lugar de trabajo abarca un amplio abanico, ya que pueden desempeñar su labor en escenarios como servicios de salud a domicilio, consultorios privados, hospitales, centros de educación o universidades, centros de rehabilitación, etc.