Carcasa del audífono

Los audífonos son dispositivos muy delicados que deben llevar una correcta protección.

La carcasa es el elemento del audífono que nos permite proteger
como es debido los componentes que guarda en su interior.

Esta carcasa de plástico duro es en realidad el embalaje del audífono y va adaptada al canal auditivo del paciente.

El primer paso para conseguir nuestros audífonos es que el audioprotesista tome una impresión de nuestro oído. De esta forma hará un molde de la carcasa. Tras obtener el molde, se envían todos los datos a una máquina que fabrica la carcasa capa por capa.

Cuando está finalizada, se montan dentro de ella los componentes electrónicos y se envía el audífono al audioprotesista para que él lo adapte. Los datos
sobre cada carcasa quedan guardados en un archivo para poder recuperarlos si hiciera falta una nueva.

Las carcasas se fabrican para un tipo de audífono en concreto: para los intracanales a medida ITC y CIC, que son aquellos que van alojados dentro del canal auditivo de cada paciente.