Hueso temporal

Si nuestra audición es tan delicada y compleja, ¿cómo hace nuestro cuerpo para protegerla?
Descubre dónde aloja el ser humano sus órganos auditivos.

Nuestro cráneo está formado por varios huesos, entre ellos el hueso temporal, encargado de la protección de los órganos de la audición.

Situado en los laterales de nuestro cráneo, el hueso temporal cumple una función fundamental en el cuerpo humano: es el encargado de albergar los órganos que hacen posible el proceso de audición.

Estos son los que se encuentran en las tres partes del oído: el oído interno, el oído medio y el oído externo, cada uno con una función específica y una morfología que los define.

Este hueso temporal está formado por tres partes: una escamosa, otra petrosa de forma triangular y que contiene el oído interno, y la parte mastoidea, que se encuentra detrás y debajo del conducto auditivo externo. Además de proteger los delicados órganos de la audición, este hueso del cráneo contiene y protege nuestro encéfalo.