Laberintitis

Esta infección del oído interno puede causar secuelas neurosensoriales auditivas irreversibles.

La laberintitis suele ser provocada por virus o bacterias por lo que, en ocasiones, puede derivarse de una simple gripe o resfriado.

Esta patología auditiva se manifiesta en una irritación e hinchazón del oído interno. También puede tratarse de un proceso del oído medio que se extiende hasta el interno.

De cualquier forma, contraer una laberintitis puede ser altamente perjudicial para nuestra salud auditiva, dado que esta enfermedad es capaz de causarnos disfunciones graves de la audición.

Hay que tener en cuenta la importancia del oído interno en nuestro sistema auditivo y en nuestro equilibrio. Por ello, al irritarse e hincharse puede producir una hipoacusia irreversible. En ese caso, los expertos en audición aconsejan el uso de audífonos, que son hoy por hoy las herramientas más eficaces para superar la sordera.