Laberinto

Este sistema de pasillos fluídos conforma nuestro oído interno, desde el cual se regulan la audición y el equilibrio.
A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber sobre él.

Nuestro oído interno o laberinto alberga el aparato vestibular, regulador del sentido del equilibrio, y la cóclea, que forma parte del sistema auditivo.

El laberinto se encuentra dentro del hueso temporal y se divide en una parte ósea y otra membranosa. Dentro de él podemos encontrar el sistema vestibular, en el que el vestíbulo o aparato vestibular se encarga de regular el equilibrio de nuestro cuerpo, y el sistema coclear, que hace posible nuestra capacidad auditiva.

Debido a su forma particular y a su anatomía especialmente complicada, lleva el nombre del famoso laberinto del minotauro.

No debemos olvidar que en el oído interno es donde la energía de las ondas sonoras se convierte en el sonido que llega después hasta el cerebro. Por tanto, esta parte de nuestro sistema auditivo es fundamental para que podamos oír.