Lenguaje de signos

Sin este código las personas sordas, sordociegas y sus familias no podrían comunicarse.

El lenguaje de signos es una respuesta creativa a la
limitación sensorial, ¿pero de dónde surge?

Con una gramática visual propia, las lenguas de signos varían según la parte del mundo en donde sean utilizadas.

En su conformación intervienen factores históricos, culturales y lingüísticos de cada región y sociedad. De esta forma, no existe una única lengua de signos, sino que cada país del mundo posee una o incluso varias.

Tampoco hay una lengua de signos por cada lengua oral, ya que las lenguas de signos han evolucionado de forma natural. Este código entre personas con dificultades auditivas y quienes les rodean no es solo mímica: tiene una estructura gramatical caracterizada por la configuración de las manos y de otros elementos no manuales como labios, cara o lengua.