Membrana timpánica

Más conocida como tímpano, es la parte del oído que convierte las ondas sonoras en impulsos nerviosos.

La membrana timpánica o tímpano se encuentra ubicada al principio del oído medio, al cual separa del oído externo.

La membrana timpánica tiene como función principal la de recibir las ondas sonoras del exterior. Por su fisiología, en forma de embudo, se da lugar la acumulación de estas ondas. 

Tras este proceso, dichas ondas sonoras se convierten en ondas mecánicas, como consecuencia de la oscilación que se produce en los huesecillos situados en el Oído Medio. El Martillo, el Yunque y el Estribo conducen así la vibración hasta la ventana oval, situada en la cóclea. Puede decirse por tanto que la membrana timpánica o tímpano es una de las partes más importantes del proceso de audición, por el que el ser humano percibe los sonidos que le rodean.

Otro cometido de la membrana timpánica es la de proteger al Oído Medio (OM). Además de actuar como protectora frente a líquidos o pequeños objetos, también trabaja junto a la Trompa de Eustaquio para equilibrar las presiones que desembocan entre el Oído Externo y el Oído Medio.  

En ocasiones, la membrana timpánica puede sufrir una perforación, que es un agujero que se produce en la misma, por lo tanto, deja de vibrar con normalidad y se pierde audición. Se puede producir por dos motivos:

  •   Cambios repentinos de presión, bien dentro del Conducto Auditivo Externo, bien en el oído medio. Estos cambios de presión pueden originarse por un sonido extremadamente fuerte, una explosión cercana o bucear a mucha profundidad.
  •   La inserción de alguno objeto en el conducto auditivo como bastoncillos o pinzas. Cabe destacar en este punto que el uso de bastoncillos puede ser realmente perjudicial para los oídos, ya que provocan obstrucciones de cera.

Cuando tiene lugar una perforación timpánica los síntomas más comunes que se sufren son hipoacusia, acúfenos, otalgia, hemorragia o vértigo. Para descubrir la existencia de ésta será necesario realizar una otoscopia o audiometría.

El tratamiento que se realiza cuando se produce una perforación timpánica es la resolución espontánea, una timpanoplastia o miringoplatía. No obstante, la membrana timpánica goza de una importante capacidad regenerativa.