Órgano de Corti

Situado en la rampa coclear del oído interno de los mamíferos este órgano es fundamental en el proceso auditivo.

Al órgano de Corti también se le conoce como órgano espiral y está compuesto por las células ciliadas internas y externas.

Situado en la rampa coclear encima de la membrana basilar, en el oído interno, el órgano de Corti es la primera parada del sonido en el canal auditivo, y tiene como función principal en el sistema de audición, la de transformar la energía mecánica de las ondas sonoras en energía nerviosa. Es el verdadero receptor auditivo, y por este motivo se le conoce como el “micrófono del cuerpo”.

Está compuesto por células de sostén, membrana tectorial y las células ciliadas que se disponen longitudinalmente en cuatro filas por la membrana basilar. La mayor parte de estas células están conectadas con una superficie gelatinosa que es la membrana tectorial. 

Las células que componen el órgano de Corti no tienen capacidad para regenerarse, por lo que cuando se dañan se pierde la capacidad auditiva sin posibilidad de recuperarla. Así que perder el órgano de Corti significa perder el sentido del oído. Además, los daños producidos en la cóclea y en el órgano de Corti pueden provocar también problemas en el sentido del equilibrio

Por otro lado la patología que afecta a este órgano se denomina Cortipatía, y se puede padecer por motivos como herencia, envejecimiento de dicho órgano (conocido como presbiacusia), alteraciones vasculares o traumatismo craneal. La Cortipatía puede producir síntomas como pérdida auditiva, audición incómoda, fatiga auditiva (consiste en oír mejor después de que el oído haya descansado de ruidos) o sensación de escuchar con eco.