Otorrino

Este tipo de profesional médico está especializado en enfermedades de la cabeza y del cuello.

La labor del otorrino u otorrinolaringólogo
va más allá de la salud del oído, la nariz o la garganta.

El otorrino es el médico especializado en diagnosticar y tratar las enfermedades relacionadas con la nariz, los oídos y la garanta. El término 'otorrinolaringólogo', que te parecerá casi impronunciable, está etimológicamente compuesto de tres vocablos griegos y uno latino: 'Oto', que se refiere al oído; 'rino', a la nariz; 'larin', a la laringe y 'gólogo', a la persona que se dedica a esta ciencia.

Sin embargo, en los últimos años, el otorrinolaringólogo ha pasado de centrarse exclusivamente en estas partes del cuerpo para estudiar, tratar y comprender áreas como la base del cráneo, o ir un paso más allá y conseguir la superespecialización en otología, rinología, laringología, cirugía oncológica, cirugía plástica de cabeza, otoneurología, etc.

Para conseguir ser un especialista otorrinolaringólogo es necesario cursar la carrera de medicina. Tras finalizar esta licenciatura, hay que realizar un duro examen conocido como MIR (Médico Interno Residente), y después de aprobar dicho examen, el futuro otorrino deberá formarse otros 4 años más en esta especialidad en el hospital al que haya accedido en función de la nota obtenida en el MIR.

El otorrino es un especialista que no necesita derivar a sus pacientes en caso de que precisen cirugía, pues ellos mismos pueden realizarla. 

En el caso de que el problema sea pérdida auditiva, sin síntomas de ninguna patología o infección, el paciente podrá acudir directamente al audiólogo, ya que el otorrino puede diagnosticar la pérdida de audición pero será el audiólogo quien tendrá que tratarla. Por eso, tras detectar el grado de sordera, el especialista enviará al paciente al audioprotesista para que sea éste quien valore cuál es la mejor solución auditiva y le ayude con la adaptación del audífono.