Síndrome de Waardenburg

Entre los principales síntomas de esta patología está la pérdida de audición.

Aunque su epidemiología es muy baja, la enfermedad lleva asociados
duros trastornos para quien la padece.

El conocido como Síndrome de Waardenburg provoca alteraciones de tipo estructural y pigmentario, así como pérdida auditiva.

Esta rara patología hereditaria desarrolla en las personas que la sufren anomalías faciales, oculares y sordera neurosensorial. 

Aunque sus síntomas varían según el estadio de la enfermedad que se padezca, el síndrome de Waardenburg cuenta entre los más reconocibles con la decoloración de la piel y la alteración de la pigmentación en el pelo, así como anamolías auditivas que suelen afectar a un 20 o 25% de los casos conocidos.

Para tratar el síndrome de Waardenburg se requiere el trabajo conjunto de especialistas como el odontopediatra, el fonoaudiólogo o el cirujano plástico.