Sordera

Algunas personas sufren un déficit en su capacidad auditiva que llamamos sordera.
Descubre en Audifón todo lo que necesitas saber sobre ella.

Cuando nuestro sistema auditivo no funciona con normalidad
 acabamos sufriendo una discapacidad para oír.

La sordera no es específica de personas mayores, puede padecerse a cualquier edad y momento de nuestra vida. La pérdida de audición altera a nuestro sistema auditivo, afecta a la salud de nuestro oído e influye en la capacidad para relacionarnos con los demás.

Como nos explican en FIAPAS, esta anomalía de nuestro sistema auditivo tiene como consecuencia que adquiramos una incapacidad para oír lo que nos rodea.

Esto implica además un déficit en el acceso al lenguaje oral y una serie de obstáculos para desarrollarnos con normalidad en el mundo.

La sordera puede clasificarse de varias maneras y según su momento de adquisición puede ser:

  • Prelocutiva: aparece antes del desarrollo del lenguaje
  • Postlocutiva: aparece cuando ya existe el lenguaje

También hay que tener en cuenta la localización de la lesión que la ha originado (en el oído externo, el oído medio o el oído interno) y, por supuesto, el grado de pérdida auditiva que conlleve. Para poner fin al déficit de audición los expertos en audiología recomiendan el uso de audífonos de calidad.

Según el tipo de pérdida auditiva (leve, media, severa, profunda) y dependiendo de la pérdida de audición, las consecuencias que conlleva padecer sordera influirán en el desarrollo comunicativo y lingüístico de la persona. Con los audífonos, la persona que padece sordera mejorará su audición y aquellas que sufren de sordera profunda volverán a oír gracias a los implantes cocleares.

El audioprotesista se encargará de la adaptación de tus audífonos y el otorrino es el especialista que trata las patologías y las lesiones relacionados con el oído. Ambos te aconsejarán sobre qué aparato auditivo se adapta mejor a tu necesidad auditiva.