Timpanosclerosis

Esta patología auditiva es una respuesta inflamatoria a una agresión en el oído.

La timpanosclerosis suele originarse por lesiones inflamatorias
o crónicas en la caja del tímpano.

Se trata trata de una dolencia provocada por un proceso inflamatorio de la caja timpánica, que puede llegar a bloquear el tímpano. Está estrechamente relacionada con la otitis media crónica.

Cuando se detecta una timpanosclerosis en la membrana timpánica es fácil observar la aparición de unas manchas blancas. Son estas manchas las que pueden impedir la correcta transmisión del sonido en el oído medio.

Dicha patología puede presentarse a cualquier edad, sin embargo, es más común en adultos. También puede aparecer como secuela de cuadros catarrales de las vías altas. Además, esta dolencia suele ser muy frecuente en pacientes de otitis media crónica, presente en un 25% de los casos. 

Por otro lado, en los casos más severos, la timpanosclerosis puede derivar en una hipoacusia más o menos grave, siendo recomendable para las personas que la sufren el uso de audífonos.

Algunos de los síntomas que se producen con timpanoesclerosis son:

  •  Hipoacusia conductiva progresiva que, aunque no llega a convertirse en cofosis (pérdida absoluta de la audición), sí puede acentuarse con cada catarro.
  •  Acúfenos. Aunque no aparecen siempre, cuando se presentan suelen ser de intensidad baja y tono grave.
  •  A menudo hay pacientes que hablan en voz baja pero piden que se les hable en voz alta. Es la conocida autofonía constante, y produce una sensación de tener una voz retumbando en la cabeza.

Esta patología, que tiene lugar en muchos oídos al levantar el tímpano sin que se sea consciente de su existencia, no cuenta aún con ningún tratamiento concreto actualmente, sin embargo, la solución que se aconseja para corregir la pérdida auditiva derivada de esta patología, es la del uso de audífonos.