Trauma acústico

Las explosiones y otros ruidos intensos puedan afectar a nuestra audición
de forma muy negativa e incluso provocarnos una pérdida auditiva.

Un trauma acústico es como se conoce a la sordera provocada por una exposición a ruidos demasiado intensos.

¿Sabías que las lesiones auditivas no se manifiestan siempre en el momento en el que son causadas? A veces, en el caso de explosiones muy fuertes, la sordera puede aparecer tiempo después y en distintos grados.

El trauma acústico se refiere a este tipo de lesíón, originada por la exposición a una fuente de sonido demasiado intensa y que deriva en pérdida auditiva.

Además, los traumas acústicos pueden tener otras consecuencias para nuestra audición que dependen del nivel de intensidad y del tiempo de exposición al ruido, como por ejemplo la perforación del tímpano, acúfenos o zumbidos en los oídos.