La pérdida auditiva y la diabetes

Con motivo el Día Mundial de la Diabetes, recordamos la posible vinculación de esta enfermedad con los problemas auditivos.

Ayer se celebró el Día Mundial de la Diabetes. ¿Sabías que esta enfermedad que afecta a más de 5 millones de españoles puede tener relación con la pérdida auditiva?

Varios estudios demuestran la relación entre la diabetes y la pérdida auditiva. Una investigación llevada a cabo por el National Center for Rehabilitative Auditory Research demostró que las personas que padecen diabetes, tienen el dos veces más posibilidades de sufrir problemas auditivos. Para realizar el estudio se escogió una muestra de 5.140 personas comprendidas entre los 20 y los 69 años, de los cuales uno de cada diez era diabético.

De las personas que no padecían diabetes, el 9% resultó sufrir pérdida auditiva en sonidos emitidos a bajas y medias frecuencias. Sin embargo, el porcentaje de las personas diabéticas que sufrían problemas auditivos ascendía hasta el 21%. Más del doble. Respecto a los sonidos emitidos en alta frecuencia, el 54% de las personas que tenían problemas para oírlos eran diabéticos, mientras que el 32% eran personas no diabéticas.

Un estudio elaborado por científicos y expertos japoneses, quiso ir más allá en la posible relación entre la diabetes y la pérdida auditiva. Este estudio puso de manifiesto los jóvenes diabéticos tienen un mayor riesgo de sufrir problemas auditivos que los más mayores. Esta conclusión vino dada tras recolectar los resultados de hasta 13 investigaciones diferentes en las que participaron más de 20.000 personas de varios países como Asia, Brasil, Estados Unidos y Australia.

Pero, ¿cómo puede influir la diabetes en la pérdida auditiva en función de la edad? Pese a que los estudios japoneses aún no han podido demostrar el motivo por el que se producen estos resultados, los investigadores apuntan a una posible correlación entre el nivel de glucosa en sangre y la pérdida auditiva.

La Organización Mundial de la Salud afirma que la diabetes afecta a más de 347 millones de personas en todo el mundo. Según datos de la Sociedad Española de Diabetes presentados en su informe Diabetología, el 13,8% de los españoles mayores de 18 años padecen diabetes tipo 2. En cifras, este porcentaje equivale a más de 5,3 millones de españoles.

El Día Mundial de la Diabetes nace en 1991 de la mano de la Organización Mundial de la Salud y de la Federación Internacional de Diabetes (FID). Cada 14 de noviembre, tiene lugar este evento que comenzó su andadura como respuesta al creciente número de afectados por esta enfermedad en todo el mundo. Se celebra en 160 países y participan diferentes asociaciones y profesionales del sector sanitario.

¿Por qué se eligió esta fecha en concreto? Resulta que un 14 de noviembre de 1921, los científicos Frederick Banting y Charles Best descubrieron  el camino que les conduciría a la insulina.

Pero sufrir diabetes y pérdida auditiva, puede acarrear muchos más problemas secundarios. Un estudio realizado recientemente, ha demostrado que los problemas auditivos guardan relación con patologías mentales como la psicosis si no son tratados debidamente. Uno de los principales factores que influyen es el aislamiento producido por la incapacidad de oír bien.

Estas investigaciones han demostrado que el porcentaje de personas con pérdida auditiva y que padecen psicosis, es relativamente bajo. Sin embargo, es un aliciente más para estar alerta y cuidar mejor de nuestra salud auditiva.

 Otro problema que puede acarrear la pérdida auditiva y que está íntimamente relacionado con el aislamiento que ésta produce, es la depresión. Durante la pasada convención de la American Psychological Association (APA) que se celebra cada año, se pusieron de manifiesto diferentes resultados que apuntaban a una posible conexión entre la pérdida de audición y los trastornos psicológicos.

Entre estas patologías mentales, se encuentran algunas como la ansiedad, la depresión y los trastornos cognitivos del cerebro. El Consejo Nacional sobre el Envejecimiento publicó recientemente unos datos en los que tras analizar la situación de 2.304 pacientes, el riesgo de desarrollar y sufrir depresión aumenta hasta casi un 50% en las personas con pérdida auditiva que no utilizan audífonos.

Sin embargo, la diabetes no es la única enfermedad que se ha relacionado con la pérdida auditiva. Hace poco tiempo, The International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology nos reveló una posible conexión entre la celiaquía y los problemas de audición. Para ello realizó un estudio sobre 110 niños celíacos con el objetivo de encontrar una posible relación entre la celiaquía y la sordera. Esta investigación descubrió que la hipoacusia neurosensorial podría tener presencia en pacientes celíacos como un síntoma fuera del sistema intestinal de la enfermedad. Se llevaron a cabo dos tipos de pruebas auditivas.

Por un lado, una audiometría de tonoEsta prueba, conocida normalmente como audiometría, explora la audición de la persona y su respuesta a los estímulos acústicos, comprobando así si oye o no. En esta prueba se puede realizar de dos formas. O bien utilizando la más común como es uso de unos auriculares o si no, por vía ósea instalando un vibrador detrás de la oreja.

Por otro lado, se realizaron timpanometrías. Esta prueba sirve para comprobar la condición del oído medio, así como la movilidad del tímpano y de la cadena de huesecillos conductores del oído. En esencia, no es una prueba auditiva, sino más bien una forma de comprobar la transmisión a través del oído medio. Para ello, se introduce un timpanómetro en el oído y éste va variando la presión para comprobar las respuestas de la membrana timpánica. Este examen no sirve para evaluar la capacidad de escucha del paciente, sino que debe ser completada con una audiometría.

Desde Audifón seguimos insistiendo en la importancia de cuidar y mejorar nuestra salud auditiva. No olvides que puedes solicitar tu audiometría gratuita en cualquiera de nuestros centros repartidos por toda España. Recuerda, revisar tus oídos una vez al año es clave para prevenir futuros problemas auditivos.