Lo que una audiometría puede contarte

Para conocer al detalle el estado de nuestros oídos esta prueba es imprescindible

Cuidar la salud auditiva es muy importante aunque a veces no nos demos cuenta, y una de las pruebas que nos indican el estado de nuestros oídos son las audiometrías.
 

¿Quién no disfruta escuchando los discos de su grupo preferido o con las conversaciones más interesantes en buena compañía? Sin duda son momentos que a todos nos encanta tener, y que no apreciamos lo suficiente hasta nuestros oídos comienzan a fallar.

A menudo, la pérdida auditiva se produce de manera paulatina, sobre todo cuando se alcanzan edades avanzadas, por lo que es bastante difícil darse cuenta de que nuestra audición no funciona como siempre. Por ese motivo, es frecuente que seamos conscientes de esa pérdida auditiva cuando ya ha pasado mucho tiempo

Por eso, en Audifón aconsejamos que las revisiones auditivas se hagan de manera periódica, para poder detectar esas mínimas pérdidas de audición que pasan desapercibidas para todos.

Las audiometrías son unas pruebas auditivas que evalúan el estado de nuestra capacidad de audición. Se pueden realizar de dos formas distintas: por vía aérea o por vía ósea.
 
Por vía aérea: El procedimiento para la realización de la audiometría por vía aérea se lleva a cabo taponando un oído, de manera que se pueda evaluar como penetran todos los sonidos en el otro oído. Se ponen unos auriculares y se emiten sonidos a diferentes frecuencias, para ver cómo los percibe primero un oído y luego el otro.

Por vía ósea: Se golpea suavemente un diapasón y se acerca a un conducto auditivo primero y después al otro, para comprobar que la audición mediante conducción aérea es correcta. Posteriormente, este diapasón se coloca en el hueso mastoideo, detrás de cada oreja, para evaluar el funcionamiento de la conducción ósea.

Con esta prueba auditiva, realizada por el otorrino o un audioprotesista, pueden detectarse determinadas disfunciones en el oído, por ejemplo, una hipoacusia temprana o cualquier grado de pérdida auditiva. 

Es una prueba sencilla, completamente indolora, aunque si el grado de pérdida auditiva es agudo puede llegar a sentirse mareo. Los resultados pueden consultarse justo después de la realización de la prueba. Además, no implica ningún tipo de complicación, únicamente, puede ocurrir que si la prueba no se ha realizado correctamente, los resultados no sean fiables, es decir, que no se correspondan con la realidad.

Si has notado que hay determinados sonidos que no oyes con la misma claridad de siempre, o simplemente tienes curiosidad por conocer el estado de tu audición, visita tu centro auditivo Audifón más cercano y nuestros expertos en audición te realizarán una audiometría y evaluarán el estado de tu oídos, para comprobar si necesitas usar audífonos o si, por el contrario, tu audición goza de una magnífica salud.