¿Puedo usar los audífonos de otra persona?

Los audífonos son aparatos auditivos y productos sanitarios exclusivos que no pueden prestarse

Por lo general, los productos sanitarios o de higiene son personales. ¿Prestarías una férula de descarga, el cepillo de dientes o unas gafas graduadas? ¿Y los audífonos?

Los audífonos se suman a esta lista de objetos y productos sanitarios que no pueden prestarse. Los aparatos auditivos son productos regulados por las autoridades sanitarias para que las personas con algún tipo de sordera puedan volver a oír como lo hacían antes. 

Un audífono no puede servir a dos personas diferentes. Cada paciente posee una alteración auditiva particular y los audífonos no son artículos que puedan pasar de una persona a otra. 

¿Por qué no podemos usar los audífonos de otras personas?

Los aparatos auditivos que están en contacto con el oído y con la higiene de cada persona. Cada aparato auditivo es un producto exclusivo y lleva un control sanitario y un protocolo. Los audífonos deben pasar determinados controles de seguridad y ser sometidos a una evaluación para que su función, la de recuperar la audición, sea lo más efectiva posible. 

Las autoridades sanitarias también desaconsejan el uso de los llamados “falsos audífonos” o amplificadores de sonido que no corrigen la pérdida de audición y no son la solución a tu problema auditivo. 

El audioprotesista es el responsable de estudiar cada caso de pérdida auditiva y valorar qué tipo de audífono es el más recomendable para cada paciente. La adaptación de los audífonos siempre debe realizarse en un centro autorizado y forma parte de los servicios exclusivos que ofrecemos en Audifón. 

  • Principalmente, los audífonos retroauriculares están dirigidos a niños con algún tipo de pérdida auditiva, ya que durante la época de crecimiento el oído cambia de forma y es muy sencillo ajustar los moldes sin tocar el audífono. También se recomiendan en personas que producen mucha cera en el oído, ya que son fáciles de limpiar y de mantenerlos en buen estado. Los audífonos retroauriculares son de gran potencia y es el modelo clásico de audífonos. 
  • Audífonos a medida son una de las opciones más discretas de audífonos. Los audífonos intracanales a medida son los dispositivos auditivos más modernos y se adaptan a las personas con un déficit auditivo leve o moderado.  
  • Moldes para audífonos. Tu audífono debe adaptarse en todo momento a las características de tu oído. Según se suceden los avances, va creciendo la variedad de moldes para audífonos, que responden a todo tipo de necesidades auditivas. Existen distintos tipos de moldes: desde el convencional o cerrado hasta el molde conocido como esqueleto o canal. Los moldes deben estar hechos a la medida del paciente y cada molde tiene como función conducir el sonido del auricular del audífono al interior del conducto auditivo externo. Las orejas van aumentando de tamaño y es necesario readaptar los audífonos a su tamaño. 

Usar audífonos es una situación de lo más común en las personas con algún tipo de sordera o con pérdida de audición. En Audifón, sabemos que los primeros días con audífonos no son nada fáciles. La persona que lleva por primera vez un audífono necesita un mínimo proceso de adaptación para aclimatarse al nuevo dispositivo colocado en su oído y a los nuevos sonidos que parecen escucharse a mayor volumen al principio. 

No es, para nada, un proceso traumático. Visita tu tienda Audifón y cuéntale a nuestro equipo experto en audiología cómo te sientes llevando audífonos.