Los 10 sonidos más agradables para nuestro oído

Escuchar cada sonido que nos rodea es uno de los placeres más bellos de la vida

Gracias al sentido del oído podemos interpretar todos los sonidos que nos rodean y disfrutar de las voces de nuestros seres queridos. El oído y nuestro estado de ánimo están relacionados, en parte, por el poder del sonido. 

El sonido nos acompaña incluso desde antes de nacer. Durante el período de gestación, estamos expuestos a determinados sonidos como el latido del corazón de nuestra madre o la música que se le pone al bebé mientras permanece en el vientre de la madre. Al nacer, cada sonido que nos rodea repercute en nuestro desarrollo cognitivo y en otras habilidades como la atención, la concentración o el lenguaje. El cerebro se encarga de interpretar cada uno de esos sonidos, que a su vez se relacionan con nuestro estado de ánimo.

Existen sonidos que pueden esbozar la mejor de nuestras sonrisas y que al escucharlos, pueden relajarnos, subir nuestro estado de ánimo o incluso calmar nuestros nervios. Estos son los diez sonidos más agradables para nuestro oído. Sonidos que dibujan una sonrisa al escucharlos una y otra vez:

  • La risa de un niño
  • Nuestra canción favorita
  • El sonido de la lluvia golpeando en la ventana 
  • Pisar la nieve
  • Las olas del mar al romper en la orilla
  • El ronroneo de un gato
  • El canto de los pájaros al amanecer 
  • El gorgoteo de la botella de vino cuando se sirve en la copa
  • El murmullo de un arroyo
  • El sonido de las ramas de los árboles

Esos sonidos que nos hacen sentirnos especiales o que nos recuerdan algún momento bonito son como música para nuestros oídos y enriquecen nuestro estado de ánimo. El oído es un órgano sensible que nos permite percibir y sentir cada sonido. Cada vibración de sonido circula a lo largo del oído y se transforma en impulsos eléctricos que el cerebro se encarga de interpretar. 

Ya hemos hablado cómo funciona la música en determinados casos de pérdida auditiva. La musicoterapia y otras terapias que usan el sonido ayudan a aliviar problemas auditivos o relacionados con la audición. También, pueden generarnos un estado de relajación y ayudarnos a calmar nuestros nervios. 

Debido a la edad o al paso del tiempo, puedes notar una leve transformación en tu audición. Si percibes que no escuchas como lo hacías antes, gracias a las audiometrías podrás comprobar si sufres de pérdida auditiva. Además, gracias a los audífonos podrás volver a escuchar todos los sonidos y recuperar tu memoria auditiva. Son la herramienta perfecta para recuperar la capacidad auditiva.

En Audifón, ponemos a disposición de nuestros pacientes sesiones de entrenamiento auditivo. Cada sesión rehabilitará la capacidad de tu oído para vuelvas a descubrir esos sonidos que te hacían muy feliz. Una vez recuperada la audición a través de los audífonos, el entrenamiento auditivo es necesario para redescubrir cada sonido y que tu audición vuelva a ser la de antes. 

Es muy importante hacerse revisiones periódicas del oído para poder seguir disfrutando de cada momento y cada sonido de la vida. En Audifón puedes realizarte una audiometría totalmente gratuita. Busca tu centro auditivo más cercano y comprueba tu capacidad auditiva para seguir sonriendo al escuchar tus sonidos favoritos.