Malos hábitos para el oído

Un estudio reciente revela cuáles creen los españoles que son las peores prácticas para su audición.

La música demasiado alta, el tabaco o la mala alimentación son algunas de las causas de la pérdida auditiva que identifican los españoles. ¿Están en lo cierto? ¿Se pueden evitar?

Dice un estudio reciente que el 71% de los españoles cree que escuchar música a un volumen alto es el hábito más nocivo para la audición. No les falta razón: en Audifón hace tiempo que te contamos cuáles pueden ser las causas de la pérdida auditiva y los sonidos demasiado altos no son la única manera de lesionar el oído.

Estas son otras de las prácticas que pueden derivar en sordera y que también están recogidas en la investigación. ¿Las repasamos?

  • No proteger los oídos del aire y la lluvia. Según el estudio, hasta un 8% de los españoles señalan esta causa. Y es que, efectivamente, el frío puede dañar nuestros oídos, por lo que es importante protegerlos de las bajas temperaturas.
  • No mantener una correcta higiene. Un 7% cree que una buena limpieza es necesaria para conservar la audición. Recuerda que saber limpiar correctamente los oídos te ayudará a evitar lesiones.
  • No usar tapones en la playa o piscina. El 6% tiene en cuenta este detalle, que no es para nada insignificante: los protectores auditivos son fundamentales para procurar la buena salud de nuestra audición.
  • Fumar. Por su parte, un 4% cree que el tabaco también perjudica su capacidad auditiva y, efectivamente, este vicio también puede dejarnos sordos.
  • Tener una alimentación desequilibrada. ¿Y qué hay de la comida? Un 4% considera fundamental comer correctamente para evitar la pérdida auditiva. De hecho sabemos que existen alimentos para prevenir la sordera.

Ahora que ya los conoces, ha llegado el momento de que los tengas más presentes que nunca. Alejarse de estos malos hábitos es también alejarse de los problemas auditivos y, a la larga, del uso de audífonos. Si tienes dudas al respecto, visita nuestros gabinetes y consúltanos sin compromiso.