Las molestias más comunes del oído

La sensibilidad del oído sufre por diversas causas. Te contamos las más habituales

A veces sentimos que algo falla en nuestro oído. Esas molestias pueden traducirse en una leve infección o en algo más complicado de tratar como los acúfenos. 

El oído es un órgano formado por un engranaje de piezas. Cuando alguna de ellas no realiza su función correctamente, el cuerpo nos manda una señal indicando que algo no va bien dentro del oído. 

En el mejor de los casos, esa disfunción auditiva puede corregirse con tratamientos específicos. Pero en otros casos, las personas tienen que aprender a convivir con ello. Te explicamos las molestias más comunes del oído:

  • Dolor de oído. El oído es una de las partes más delicadas de nuestro cuerpo y es por ello, que debemos prestar la mayor atención cuando percibimos algún tipo de dolor dentro del oído. Esta molestia puede producirse por un dolor de garganta (el oído y ésta se comunican), acumulación de cerumen o debido a los cambios de presión al viajar en avión. Este cambio de presión por la altitud se conoce como barotrauma y lleva consigo la incómoda sensación de oídos taponados. 
  • La infección de oído u otitis es una de las patologías del oído más comunes. Se produce por una inflamación del oído y de sus tejidos. Aunque suele darse con la llegada de la primavera y afectar en mayor medida a los niños, la infección puede también afectar al conducto auditivo externo. Otro tipo de otitis es la conocida otitis del nadador producida por la presencia de bacterias u hongos cuando nuestros oídos están expuestos continuamente al agua y a la humedad. 
  • Los acúfenos son, sin duda, la patología auditiva más incómoda. Estos zumbidos en el oído se perciben sin que haya una fuente externa que origine estos pitidos. Algunas de sus causas mantienen relación con las anteriores molestias mencionadas, como son las infecciones de oído, una lesión auditiva o el cúmulo de cera en el oído. Hasta el momento se desconoce que los acúfenos tengan cura pero con un entrenamiento auditivo, los pitidos pueden llega a aliviarse. 
  • La convivencia con los vértigos es otra de las situaciones más molestas que se producen en el oído. Los vértigos se deben a una alteración del sistema vestibular que se traduce en una consiguiente pérdida de equilibrio y en la sensación de que todo se mueve a su alrededor. La durabilidad de los vértigos suele oscilar entre pocas horas hasta unos cuantos días y en el 85% de los casos se originan por problemas auditivos. 

Solucionar los problemas auditivos a tiempo es posible. Comprobar en qué estado se encuentra tu audición y atender a los consejos que mejoran tu salud auditiva son acciones rutinarias que debes chequear cada poco tiempo. Eso sí, teniendo en cuenta que ante los casos más graves deberás acudir al otorrino para poner solución a tu problema auditivo. 

Revisa periódicamente tu salud auditiva en los centros auditivos Audifón. La prevención es vital para comprobar cómo se encuentra tu oído. Busca tu centro Audifón más cercano y solicita tu audiometría gratuita, la forma más adecuada de saber más sobre tu audición.