Cuando la otitis se convierte en algo más grave

De nuevo, se demuestra que lo que comienza como una infección sin importancia puede acabar en una sordera irreversible.

Nuevos estudios concluyen que las infecciones del oído medio que no son tratadas correctamente pueden terminar en una pérdida auditiva permanente.

Así lo confirma el equipo de investigadores del Hospital de la Vista y la Audición de Massachusetts en una investigación publicada en la revista Plos One, en la que pone de manifiesto lo perjudicial que puede ser para el oído interno verse privado de sonido durante un tiempo prolongado.

Esto ocurre en lo que se conoce como pérdida de audición conductiva crónica, que se produce cuando hay una disfunción para trasmitir el sonido del canal auditivo al oído interno y provoca una reducción del volumen de sonido y una incapacidad para oír los sonidos débiles. Entre sus causas principales están las infecciones de oído recurrentes.

Como explica el Dr. Stephane F. Maison sobre la investigación realizada con ratones adultos: “Trascurrido un año de privación de sonido, se observaron cambios drásticos en el oído interno, en particular, se produjo una pérdida significativa de las conexiones sinápticas a través de las cuales la células sensoriales envían sus señales eléctricas al cerebro”.

A la luz de estos resultados y para evitar esta sordera permanente en los pacientes, Maison y sus colegas subrayan ahora la importancia de que tanto audiólogos como médicos apoyen la intervención y el tratamiento tempranos de las afecciones del oído medio

Y es que, como sabemos bien en Audifón, cuando se trata de cuidar la salud auditiva todos los esfuerzos son necesarios. Visítanos en nuestros centros por toda España y descubre nuestras soluciones para volver a oír bien.  

Fuente: Hear It