Otitis media secretora. Una de las principales causas de sordera infantil

La otitits media secretora puede causar graves problemas auditivos en niños. 

LA CONFEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FAMILIAS SORDAS Y LA COMISIÓN PARA LA DETECCIÓN PRECOZ DE LA SORDERA INFANTIL HAN ELABORADO UN FOLLETO SOBRE LA OTITIS MEDIA SECRETORA.

La otitis media secretora infantil es una de las principales causas de sordera en niños. Un tratamiento adecuado puede ser clave para evitar problemas mayores. Los síntomas de esta patología auditiva van desde el tinnitus o acúfeno, pasando por trastornos del sueño hasta la pérdida auditiva. Ésta última se manifiesta de forma moderada y fluctuante.

La presencia en el oído medio de exudado, es una de las muestras que pueden indicarnos que el niño sufre otitis media secretora. Según la Confederación Española de Familias Sordas (FIAPAS) y la Comisión para la Detección Precoz de la Sordera Infantil (CODEPEH), más del 90% de los niños y niñas sufrirán al menos una vez esta enfermedad antes de cumplir cuatro años.

Por ello, estas dos organizaciones han elaborado un folleto sobre esta enfermedad auditiva. El objetivo es mejorar el diagnóstico y el tratamiento de es mejorar tanto el diagnóstico, como el tratamiento. De esta forma se pretende minimizar las consecuencias cognitivas y psicosociales del niño.

En primer lugar, nos instan a prestar atención a diferentes detalles para minimizar los daños que puede causar este problema auditivo, como por ejemplo observar si se produce alguna alteración en el comportamiento del niño o si notamos un cambio en las respuestas de éste ante estímulos auditivos.

También nos proporcionan una serie de consejos y estrategias a la hora de comunicarnos con el niño. Uno de los consejos más interesantes es colocarle en un entorno tranquilo y bien iluminado, de forma que quede de cara a los interlocutores. De esta forma, le proporcionamos un mayor acceso visual.

A la hora de interactuar con él nuestro tono debe ser tranquilo y sosegado, respetando los tonos de intervención de cada uno para no saturar la comunicación. Según la FIAPAS y la CODEPEH, la mayoría de los casos se solucionan de forma autónoma antes de seis semanas. Existe una probabilidad comprendida entre el 5% y el 10% de que la otitis media secretora dure más de un año. Por otro lado, entre el 30% y el 40% de los afectados sufrirán una sobreinfección y volverán a sufrir esta enfermedad auditiva.

Como siempre, la prevención es clave a la hora de evitar futuros problemas auditivos. Durante el XIII Congreso de la Sociedad Europea de Otorrinolaringología Pediátrica  celebrado el pasado verano, se volvió a hacer hincapié en la necesidad tanto en la necesidad de prevenir, como de iniciar una rehabilitación auditiva temprana con el objetivo de evitar daños auditivos.

¿Conoces el cribado neonatal auditivo? Esta prueba se realiza a los recién nacidos y permite a los médicos detectar posibles anomalías auditivas. Este test, que se realiza a todos los niños nada más nacer, consiste en emitir una serie de sonidos a su conducto auditivo a través de un adaptador.

Después, se recoge la respuesta que produce la cóclea. También pueden recogerse los datos a través de unos sensores colocados en la cabeza del niño para comprobar los impulsos eléctricos del oído y del cerebro. Sin embargo, es posible que pese haber completado la prueba correctamente, se produzcan distintos problemas auditivos. Por ello es necesario revisar los oídos una vez al año.

Para detectar algún tipo de patología auditiva o grado de sordera es necesario observar atentamente cómo se evoluciona el desarrollo lingüístico y auditivo del niño.  Algunas de las causas del déficit auditivo en niños pueden ser los nacimientos prematuros, infecciones auditivas frecuentes o haber estado expuestos a ruidos y sonidos muy fuertes, aunque sea por poco tiempo.

Un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Manchester y presentado por el Centro de Investigaciones Biomédicas de Manchester afirmaba que existe una relación entre el bajo peso/sobre peso del bebé y un futuro deterioro de la audición, vista y cognición al llegar a la mediana edad.

Según esta investigación, los niños con un índice muy bajo o muy alto de peso muestran una capacidad auditiva y ocular mucho peor. Este estudio también identificó otros factores que afectan a la salud auditiva como es el caso del tabaco.

Tanto para los que fuman, como para los que se encuentran a su alrededor, el tabaquismo es un factor de riesgo para su sistema auditivo. La premisa es que el humo que produce el cigarrillo disminuye el flujo sanguíneo en las venas que transportan la sangre al oído interno Esta disminución del flujo sanguíneo limita el nivel de oxígeno que llega a la zona.

Desde Audifón insistimos en la necesidad de revisar tu audición una vez al año, con el objetivo de reducir las probabilidades de sufrir una posible sordera. Solicita tu audiometría gratuita en uno de nuestros centros auditivos y confía la salud de tus oídos a los profesionales más cualificados.