Conoce las partes de tu audífono

Para entender bien el funcionamiento de un audífono es imprescindible que conozcamos las partes que lo componen

Los audífonos son los dispositivos auditivos más adecuados para la pérdida auditiva. 


Cuando la pérdida auditiva comienza a dar las primeras pistas de su presencia, no es el todo evidente, pues hasta que la comunicación no se convierte en un obstáculo no somos conscientes de que algo no va bien. Por este motivo son tan importantes las revisiones periódicas del oído, porque detectan de manera temprana si existe algún tipo de pérdida en la capacidad auditiva.

En caso afirmativo, y dependiendo del grado de sordera, es aconsejable el uso de alguna solución auditiva. Los audífonos son una opción que debe valorar el audioprotesista, después de hacer las pruebas pertinentes que muestran el estado auditivo de cada paciente. 

En Audifón disponemos de los mejores audífonos del mercado. Dispositivos de última generación que devuelven, a quien los utiliza, la espectacular sensación de volver a oír todo lo que les rodea.

Para entender un poco mejor el funcionamiento de los audífonos es importante conocer las partes que lo componen. Te las explicamos a continuación: 

  • Micrófono

Es la parte del audífono que recibe los sonidos. Éste se encarga de transformar las ondas sonoras en impulsos eléctricos. 

  • Procesador digital – amplificador

A continuación del micrófono, se encuentra el procesador digital, cuya función es transformar las señales eléctricas recogidas por el primero en señales digitales. Con este proceso se pretende atender detalladamente a las necesidades auditivas de cada paciente, ya que lo que se consigue es que se amplifiquen las frecuencias, se reduzcan los sonidos exteriores para dar prioridad al habla, en definitiva, se producen una serie de mejoras notables en el sonido original.

  • Receptor

Los audífonos también cuentan con un receptor, que conduce el sonido al conducto auditivo para que el cerebro sea capaz de descifrarlas. Su aspecto es parecido al de los micrófonos y dependiendo del modelo de audífono, el receptor se situará en una parte u otra del mismo. Es decir, en algunos puede estar conectado a un tubo que se inserta directamente en el molde ubicado canal auditivo, en los audífonos intracanales, el receptor irá dentro del conducto auditivo, y en otros estará situado en una carcasa detrás de la oreja.

  • El control del volumen 

En los audífonos más modernos, el control de volumen es automático, es decir, que se regula solo con el simple cambio de ambientes y ruidos. Sin embargo, hay algunas personas que prefieren regular esta función de manera analógica a través de una pequeña ruedecilla.

  • Pilas

Éstas son las que permiten el funcionamiento de los audífonos. Generalmente las más usadas son las conocidas como “zinc-air”, con componentes de oxígeno. Dependiendo de las funciones de cada audífono, las pilas durarán de 3 días a 2 semanas.

Aunque parezca un sistema de funcionamiento complejo, los audífonos realizan todo este proceso de manera rápida y eficaz, y ayudan al paciente a percibir los sonidos como si su oído gozase de un estado de audición normal. Por este motivo, cada vez más personas dejan a un lado tanto los prejuicios estéticos como personales para volver a recuperar su audición.

Para más información, puedes acudir al centro Audifón más cercano en el que un cualificado equipo de audioprotesistas te asesorarán sobre las mejores soluciones auditivas después de haber evaluado el estado de tus oídos. No olvides que ¡Oír bien es vivir mejor!