Otitis externa difusa

Cuidado con los baños en el mar y la piscina, ya que pueden derivar en este tipo de otitis.

La otitis externa difusa puede ser bacteriana, vírica o por hongos y se da sobre todo durante el verano.

Este tipo de infección del oído cursa normalmente con inflamación y afecta a casi la totalidad del conducto auditivo.
Suele aparecer después de un baño en el mar o piscina y, si no se trata correctamente, se puede hacer crónica para el paciente

Entre la sintomatología de la otitis externa difusa está la sensación de ocupación y taponamiento, además del picor, que se incrementa con la masticación, el bostezo, la movilización del pabellón auricular y la presión del trago.

Respecto a su tratamiento, además de la administración de antibióticos, es fundamental evitar los posibles factores que ayudan a perpetuar la infección, como el uso de bastoncillos, los baños estivales sin tapones o limpieza del conducto auditivo.