Otitis media

La otitis media es una de las principales causas de pérdida de audición en los niños.

Esta inflamación del oído medio no resulta grave si se trata correctamente.

El origen de la otitis media está en un virus que causa acumulación de fluído tras nuestro tímpano y que puede derivar en pérdida auditiva temporal.

Lo que comienza como un simple resfriado o incluso como una inocente alergia puede acabar siendo una otitis en el oído medio. Como decimos, la bacteria responsable de la otitis media hace que se acumule líquido detrás del tímpano, algo que resulta muy doloroso para quien la padece. 

Entre sus consecuencias está que el tímpano no vibre como debería, derivando esto en un problema de audición que suele ser temporal. Para detectarla en los más pequeños de la casa (los más propensos a contraerla) debemos observar una posible subida de la temperatura, picor o dolor en la zona. Si se trata a tiempo y adecuadamente, la otitis no tiene por qué tener consecuencias irreparables.