Otomicosis o micosis

Esta infección por hongos representa hasta un diez por ciento de las otitis externas.

La otomicosis o micosis de oído externo afecta al conducto auditivo y produce una sensación de taponamiento.

Esta infección cutánea del canal auditivo externo se origina por hongos de los géneros aspergillus o cándida albicans.

Su aparición se ve favorecida por los ambientes húmedos, climas cálidos y el uso y abuso de antibióticos tanto a nivel local como general.

Los hongos también pueden aparecer debido a la limpieza excesiva del cerumen o por el hábito de introducir materiales extraños al oído.

En cuanto a su tratamiento, es necesario prescindir momentáneamente de la utilización del audífono si el paciente lo llevara hasta que la enfermedad está totalmente erradicada. La cura se realiza con limpieza y antifúngicos.

A la otomicosis también se le conoce como otitis micótica externa, infección fúngica del oído, oído de nadador u otitis por Aspergillus. Y a veces, esta enfermedad auditiva que afecta al conducto auditivo externo puede confundirse con los acúfenos en su etapa inicial, e ir unida a la disminución de audición y un dolor leve de oído.