Perforación timpánica

Una lesión como esta puede ser causa de una pérdida de audición, más o menos grave según el tamaño del orificio.

La perforación timpánica se debe normalmente a diversos traumas o infecciones. Descubre lo que necesitas saber sobre esta patología del oído.

El tímpano es una membrana muy fina que separa nuestro canal auditivo y el oído medio. Su vibración convierte las ondas sonoras en impulsos nerviosos que llegan hasta el cerebro. Cuando esta estructura sufre un trauma se produce lo que conocemos como perforación timpánica.

Las causas de esta perforación son muy variadas. Puede deberse a ciertos traumas causados por accidentes, como una fractura en el cráneo, una agresión directa en el oído, una explosión o el contacto con agua hirviendo.

También puede producirse debido a un exceso de exposición a la presión atmosférica o a una constante exposición al agua, por ejemplo en buceadores profesionales. Sin embargo, la infección de oído es la principal causa de la perforación timpánica.

La perforación del tímpano puede tener como origen una infección, lo que en medicina se conoce como otitis media con perforación. Esta patología inflamatoria del oído medio causa dolor y secreciones, además de una pérdida auditiva que será más o menos grave dependiendo del tamaño de la perforación.

Las perforaciones pueden ser temporales o permanentes y los síntomas empiezan con una secreción o zumbido en el oído, molestia o dolor de oídos, hipoacusia o vértigos en los casos más graves.